ensalada-para-evitar-cálculos-renales
Cómo Prevenir Los Cálculos Renales Naturalmente
June 29, 2017
beneficios-del-ajonjolí-para-la-salud
¿Cuáles Son Los Beneficios Del Ajonjolí o Sésamo?
June 29, 2017

5 Tratamientos Naturales Para Combatir La Anemia

anemia

La semana pasada quedé con mi amiga Katherin para tomarnos un café. Me extrañó mucho verla un poco demacrada, pálida, con poca energía, sin ánimos de nada y bostezando a cada rato.

Luego de un rato le pregunté que le sucedía. Me dijo que tenía ya varias semanas sintiéndose mal, sin energías, con sensación de cansancio y con ganas de dormir todo el tiempo. Era obvio que eran síntomas claros de anemia.

Esta dolencia no debe tomarse a la ligera. Comenzáis a sentir sus síntomas cuando el conteo de glóbulos rojos en tu sangre comienza a decrecer o si no tienen la hemoglobina suficiente para aportarle energía a tu cuerpo.

Los síntomas más notables de anemia son baja circulación de oxígeno, debilidad muscular, fatiga prolongada o letargo, lagunas mentales y en algunos caso cambios en el humor. Si no es tratada a tiempo, puede llegar a ocasionar incluso hasta la muerte.

En casos severos, causa complicaciones y daños graves tales como afecciones cardiológicas, neurológicas y de diversas índoles.

Observando esos síntomas en mi amiga Katherin, decidí alertarte sobre la seriedad de esta dolencia, la cual desafortunadamente es muy común en ciertos grupos etarios (mujeres en edad reproductiva o adultos mayores de 65 años con historial de problemas de salud).

Así como le comenté a mi amiga lo que esos síntomas significaban, hoy vengo a hablarte a ti sobre ellos, para que puedas reconocerlos y así ayudarte a ti mismo y a tus familiares y amigos.

A continuación te hablaré sobre las señales más alarmantes que te indican que padeces de anemia, así como las mejores formas de tratarlo, reduciendo así los factores de riesgo, tales como la deficiencia de hierro o tener una ingesta alta de alimentos procesados.

tratamiento-naturales-Anemia

¿Qué Es La Anemia?

Como ya te había explicado, la anemia es una condición que afecta tu salud y no debe ser tomada a la ligera. En esencia, es un término médico que se utiliza para manifestar la ausencia de glóbulos rojos o de hemoglobina en la sangre.

Debes saber que la hemoglobina es una proteína rica en hierro que le da a la sangre su color rojo. La hemoglobina ayuda a las células a recibir oxígeno desde tus pulmones hacia el resto de tu cuerpo.

Esa sensación de cansancio y agotamiento se debe a que por las células cargadas con oxígeno dejan de circular en tu torrente sanguíneo, dejando sin energía al cuerpo.

Pero los glóbulos rojos no sólo contienen hemoglobina. Ellos también juegan un papel importante en el sistema inmunológico, ya que combaten infecciones y coagulan la sangre en caso de sangramientos.

De acuerdo con el Centro para el Control de Enfermedades, la anemia se encuentra estrechamente vinculada con la deficiencia de hierro. Siendo ésta la deficiencia nutricional más común dentro de los Estados Unidos.

Te estarás preguntando porqué el hierro es tan importante, te lo voy a contar. El hierro ayuda a la producción de hemoglobina y se estima que desafortunadamente al menos un 10% de las mujeres sufren de deficiencia del mismo.

Si consideramos la importancia que tienen el hierro en nuestro cuerpo, esta es una cifra alarmante. Sin hierro nuestras células son incapaces de producir el oxígeno suficiente.

Aún así, una gran cantidad de personas vive con bajo niveles de hierro debido a diversos factores como la menstruación, hemorragias de otro tipo, incapacidad para absorber el hierro a través de la alimentación y una dieta pobre.

Síntomas Comunes De La Anemia

Dentro de los síntomas más comunes encontramos la fatiga y el cansancio. Esto puede deberse a episodios de estrés, falta de sueño, padecer de un virus y horarios laborales muy cargados.

Como ya lo habrás notado, estos síntomas se producen debido a que si los glóbulos rojos no son capaces de llenarse oxígeno, y tu cerebro, tus tejidos, músculos y células comenzarán a fallar por la falta del mismo.

Entre los síntomas más comunes que experimentan los adultos que padecen de anemia encontramos los siguientes:

  • Fatiga.
  • Debilidad.
  • Palidez.
  • Arritmias cardíacas.
  • Dificultad para respirar, histamina baja y resistencia reducida.
  • Dolores de pecho.
  • Mareos y pérdida de estabilidad.
  • Problemas a nivel cognitivo, como lagunas mentales, falta de concentración y problemas para terminar las actividades diarias.
  • Dolores de cabeza.

Te preguntarás porqué mi amiga Katherin no notó los síntomas a tiempo. De ésta manera los hubiese podido tratar a tiempo y no experimentar tan mala situación. Te explico, muchas veces los síntomas se presentan de forma tan sutil, que la anemia puede pasar inadvertida.

Lamentablemente, es así. Está condición es un proceso lento que se agrava con el tiempo y pueden pasar incluso años antes de que puedas notar que lo estás padeciendo. Aún más si son varios factores los que contribuyen al progreso de la enfermedad.

Causas De Anemia

Afortunadamente, sólo son 3 las razones por las cuales puedes sufrir de anemia, que son:

  • Producción deficiente de glóbulos rojos.
  • Pérdida de sangre por diversas causas: menstruación, heridas o circunstancias médicas.
  • Cambios en el sistema inmune producen que tu propio cuerpo destruya los glóbulos rojos.

Factores de Riesgo

Entre los Factores de Riesgo y otras condiciones relacionadas con la anemia, puedes encontrar:

  • Deficiencia de hierro o vitamina B12. Sucede cuando tu ingesta de alimentos no es suficiente, bien sea por causa de una dieta muy estricta, si presentas desórdenes alimenticios o si eres un vegano estricto y no consumes productos ovo lácteos.
  • Debes tener en cuenta que el cuerpo necesita una cantidad necesaria de hierro, vitamina B12, ácido fólico y otros nutrientes. Puedes conseguir los niveles óptimos con una dieta adecuada y balanceada que beneficia la producción de hemoglobina.
  • Desafortunadamente, las mujeres desarrollan anemia más frecuentemente que los hombres. Así que ser mujer, es un factor de riesgo.
  • Existe también la anemia perniciosa. En este caso, aunque consumas la suficiente cantidad de hierro y vitamina B12, tu cuerpo es incapaz de utilizarlos adecuadamente, reduciendo el conteo de glóbulos rojos.
  • Las personas de la 3era edad son más propensas a sufrir de anemia.
  • Incluso el embarazo incrementa el riesgo.
  • Sufrir episodios de candidiasis, ya que puede alterar la absorción de nutrientes, incluyendo la vitamina B12.
  • Otras condiciones como las Enfermedades Autoinmune (como el Lupus), artritis reumatoide, enfermedades renales, cáncer, VIH/SIDA.
  • Problemas digestivos como la Enfermedad de Crohn, Enfermedad del Intestino Inflamado o úlceras, pueden interrumpir la absorción correcta de nutrientes.
  • Condiciones de herencia genética. En algunos casos  es hereditaria, sin importar tu estilo de vida o dieta alimenticia.
  • Dentro de las anemias hereditarias se incluyen:

a) la anemia aplástica (el cuerpo no produce la suficiente cantidad de glóbulos rojos),

b) enfermedades de la médula espinal como la leucemia y la mielofibrosis,

c) anemia hemolítica (los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que la médula espinal puede producirlos) y

d) anemia falciforme (la hemoglobina es deforme, por lo que los glóbulos rojos no pueden usarse y mueren prematuramente).

¿Puede Tu Dieta Causar Anemia?

¡Claro que sí! Primero aumenta tu ingesta de hierro y elimina los alimentos procesados y la comida chatarra, los cereales refinados, el exceso de azúcar y los ingredientes sintéticos. Todo ello origina deficiencia de los nutrientes esenciales, fatiga, aumento de peso, debilidad, enfermedad inflamatoria intestinal y cándidas.

Las infecciones por cándidas son bastante molestas. Aunque se encuentran de forma natural en nuestro cuerpo, una sobrepoblación se origina cuando existen altos niveles de levaduras, lo que desequilibra el pH y el revestimiento de las mucosas del tracto gastrointestinal.

Si observamos manchas blancas en la lengua o si presentas infecciones permanentes por hongos o levaduras, puede ser candidiasis. Las mujeres presentan estos síntomas conjuntamente con problemas digestivos y anemia. Estas condiciones se vinculan ya que la cándida afecta la absorción de nutrientes.

Muchas veces, estas condiciones pueden ser confundidas ya que presentan síntomas similares como los problemas digestivos, fatiga crónica, lagunas mentales, falta de concentración, problemas de coordinación físicas, dificultad para realizar tareas y fallas de memoria.

Siguiendo la dieta de eliminación podría ayudarte a controlar la candidiasis y los problemas digestivos. Elimina toda ingesta de azúcares procesados y cereales por un cierto período de tiempo.

Por el contrario, un consumo elevado de cualquier alimento hecho a base de cereales refinados o con edulcorantes, lo único que hará es alimentar las levaduras intestinales, empeorando el problema.

Es por ello que, debes prestar más atención a lo que consumes si quieres curarte ya que, la ingesta alta de cereales, pastas, pan y azúcares puede ocasionar un bloqueo en cuanto a la absorción del hierro, empeorando la anemia.

Alimentos Que Debes Evitar Si Padeces De Anemia

Como te he venido recomendando siempre, para repara tu salud intestinal y cargarte de nutrientes como el hierro, debes sustituir estos alimentos que no te aportan nutrientes por una dieta rica en nutrientes. Come vegetales, proteínas blandas y grasas saludables.

Sigue mis consejos y  verás como recuperas tu salud, sólo sigue una dieta sana, evitando todos esos alimentos que únicamente dañan tu cuerpo.

Si actualmente estas sufriendo de animia, evita en lo posible consumir los siguientes alimentos:

  • Edulcorantes / Azúcar refinada.
  • Cereales procesados.
  • Chocolate.
  • Salvado de Fibra insoluble.
  • Lácteos convencionales.
  • Refrescos.
  • Café y té negro.

Es importante que sepas que el chocolate contiene una sustancia que elimina el hierro de tu cuerpo. Asimismo, la fibra insoluble atrapa y elimina el hierro durante la digestión y los lácteos causan que el calcio se combine con el hierro, originando una mala absorción.

¡Y ni hablar de los refrescos! Contienen un alto nivel de azúcar y nada de nutrientes, bloqueando la absorción de hierro, lo mismo que sucede si consumes mucho café o té negro.

Ahora bien, vamos a ver cuales son los 5 tratamientos naturales que yo te propongo para curar la anemia.

5 Tratamientos Naturales Para Curar la Anemia.

Si presentas síntomas de anemia, no te descuides. Recuerda que aunque apenas comiences a sentir los síntomas, es una enfermedad lenta que puedes estar padeciendo por años de forma silenciosa.

tratamientos-naturales-para-la-anemia

Sigue estos remedios y evita los factores de riesgo.

1. Nutre Tu Bazo

Aunque suene raro, este el primer paso para curarte de la anemia. Si tu bazo no está sano, sufrirás de anemia. Esto se debe a que el bazo es el responsable de la producción de glóbulos rojos y de la agrupación de los fluidos corporales.

Es especial, los alimentos ricos en betacaroteno, como las auyamas, los zapallos y todas aquellas verduras y vegetales que sean de color amarillo o naranja, son los primeros que debes comenzar a consumir, ya que nutren el bazo perfectamente. Incluye una o dos porciones en tu dieta diaria y te sorprenderás.

Otro grupo de alimentos que debes incluir en tu dieta son los vegetales de hojas verdes como las siempre nutritivas espinacas, la col rizada y la acelga. Todos ellos incrementan la producción de glóbulos rojos. Incluye al menos 1 porción en tu dieta con ensaladas, vaporizadas o en guisados.

De igual manera, te aconsejo consumir alimentos agrios como la lechuga romana o una ensalada de rúcula. Incluso comer un poco de hierbas agrias antes de cada como suplemento, te ayudará a nutrir tu bazo.

2. Toma Probióticos Para Mantener Tu Intestino Sano

Mi segundo consejo es que potencies tu salud intestinal consumiendo probióticos. Ya debes saber que la salud de tus intestinos es vital para una buena absorción de los nutrientes.

Como recordarás, mi lema no es “eres lo que comes” sino “eres lo que digieres”. Por lo tanto, si tus procesos digestivos no funcionan de manera adecuada, la absorción de nutrientes tampoco será óptima y es posible que no absorbas el hierro necesario.

Te repito incansablemente, sanar tu intestino es muy importante. Muchas personas pueden al mismo tiempo sufrir del síndrome del intestino permeable que impide la absorción correcta de hierro, así como de otras vitaminas y minerales, como la B12, el magnesio o el zinc.

Si sufres de esta condición, sin importar cuanto suplemento de hierro consumas, tu sistema no lo asimilará debido a que no funciona adecuadamente. Si no cambias tus hábitos alimenticios, no bastará con tomar suplementos ferrosos, debes sanar la condición subyacente.

Debes saber que las personas que toman suplementos probióticos tienen niveles más elevados de hierros y vitaminas B. No lo digo yo. Lo dice un estudio médico realizado en Stanford.

Es por ello que para eliminar el problema desde la raíz, te aconsejo que tomes alimentos ricos en probióticos, como yogurt casero, leche de cabra, kéfir y chucrut. De igual manera, toma un suplemento probiótico de entre 50 y 100 millones de UI diariamente, así sanarás tu intestino y mejorarás la absorción de calcio.

3. Consume Alimentos Ricos En Hierro

Este consejo es más que evidente. Consume alimentos que contengan verdaderamente un alto contenido de hierro, es especial de hierro hemínico, es decir de origen animal, como las carnes magras o las algas marinas. Este tipo de hierro se absorbe más fácilmente.

Como el mayor consumo proviene del pan, cereales y otros productos no aptos para celíacos,  mi recomendación es que te enfoques en opciones más saludables. Puedes encontrar hierro no hemínico consumiendo diariamente frutos secos, frijoles, vegetales y cereales fortificados.

Otros alimentos que son grandes fuentes de hierro son el hígado de pollo y de carne de res. Aunque a muchos les disgusta, el hígado de pollo orgánico local casi no contiene sabor.

Cocínalo a fuego lento en partes iguales con otras piezas de pollo y vegetales como zanahoria, apio, cebollas y un poco de sal marina. Otros excelentes alimentos son carnes orgánicas de res, bisonte o cordero, espinacas, coles rizadas y la acelga. Optimizarás así tus funciones hepáticas.

4. Reduce El Estrés

Aunque te parezca difícil creerlo, sentimientos de ira, perdón, ansiedad crónica o preocupación constante, debilitan tu hígado y tu bazo, causando el mal funcionamiento de otros órganos.

Es por ello que te recomiendo reducir los niveles de estrés. Relájate. Incluye actividades de relajación en tu agenda. Duerme bien durante las noches. Todo ellos te ayudarán a eliminar el estrés y a mejorar increíblemente la condición anémica.

anemia-reducir-estrés

5. Toma Suplementos

Es perfectamente válido tomar suplementos de hierro, de complejo B y de folato. Coge nota, que el folato no es lo mismo que el ácido fólico. Es totalmente diferente.

Te cuento que en la medicina tradicional china, las condiciones anémicas están directamente relacionadas con el bazo. Es por ello que también es aconsejable tomar infusiones o tés de hierbas que te ayuden a fortalecer el hígado, como el ginseng.

Por lo general, se conoce al gingseng como una hierba adaptógena que disminuye los niveles de cortisol. Al ingerirla, te ayudará a reducir también los niveles de estrés al igual que si consumes remolachas, que te ayudan con el sistema circulatorio y a mantener niveles saludables de hierro.

¿Qué Dieta Debo Seguir Para Reducir La Anemia?

Si te estás preguntando esto, sigue estos consejos y te irá de maravilla. Verás que si tu condición no es severa, es muy fácil revertir los síntomas, incrementar los niveles de hierro y sentirte saludable nuevamente.

La mejor dieta que puedo recomendarte es una que incluya la ingesta de alimentos saludables y no procesados. Ya sabes cuales alimentos evitar no sólo pen casos de anemia, sino también de candidiasis. Ahora, te informo un poco más sobre lo que sí debes consumir.

  • Hígado, aunque no te guste, debes comerlo ya que es una Fuente muy rica de hierro, vitamina B12 y muchos otros minerales de gran importancia. Si no puedes consumir hígado de vaca, no te preocupes. Trata al menos de consumir hígado de res orgánico como alternativa.
  • Levadura de cerveza, muy rica en ácido fólico, hierro y vitamina B12. Combínalos con cereales, ensaladas o jugos.
  • Alimentos altos en Vitamina C, la cual ayuda a la absorción de hierro. Trata de combinar el consumo de ambas en una misma comida, por ejemplo carne de res con tomates, pimientos o un zumo de fresas.
  • Vegetales de hojas verdes, que proveen cantidades considerables de hierro y ácido fólico. Ten cuidado que pueden ser un poco tramposos. Por ejemplo, las espinacas crudas son ricas en ácido oxálico, pero si las vaporizas su cantidad se reduce. Incluye también coles rizadas y el brócoli.
  • Edulcorantes naturales (alrededor de una cucharada al día), recuerda evitar los azúcares procesados. Usa en su lugar melaza (alta en hierro), miel pura local o estevia. Todo bajo consideración. Recuerda que todo exceso es malo.

No Te Descuides Y Se Precavido

Aunque seas capaz de tratar y curar la anemia siguiendo estos consejos, te recuerdo que no debes descuidarte. Si sientes que tus síntomas son un poco más severos, consulta a tu médico de confianza; ya que puede ocasionarte graves daños o puede degenerar en un efecto secundario de otra enfermedad.

Sin embargo, no te sientas alarmado. Puedes sentir estos síntomas como cansancio y fatiga debido a otras causas. Si notas que tus síntomas persisten aún siguiendo estos consejos, visita a tu médico y hazte exámenes de sangre.

Punto De Reflexión

Ya finalizando, te recuerdo que la anemia es una condición originada por la falta de hierro es los glóbulos rojos o deficiencia de éstos al no poder producir hemoglobina suficiente.

Entre sus muchos síntomas se encuentran la fatiga, debilidad, falta de concentración, dolores de cabeza y musculares, entre otros. Puedes tratar la anemia de forma natural siempre y cuando no sea un caso severo.

Simplemente haciendo un cambio en tu estilo de vida y en tu dieta, notarás un a gran diferencia y tu salud mejorará drásticamente.

Mi amiga Katherin siguió estos consejos y al día de hoy se siente estupenda, realizando sus actividades diarias con mucha energía, fuerza y vitalidad.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

VITA TIENDA
Shares
Share This

Cuéntale a tu Amigos

Comparte esta noticia!