remedios-naturales-para-el-dolor-de-huesos
☑️ 8 Remedios Caseros Para El Dolor De Huesos
May 13, 2019
barra-de-labios-casera
☑️ Cómo Preparar Tu Propia Barra De Labios
May 15, 2019

Una de las dolencias, más generalizadas en nosotras las mujeres está relacionada con el funcionamiento de la glándula tiroides. Pero, no siempre es diagnosticada de una forma correcta y mucho menos tratada para lograr un equilibrio. De la tiroides, ya os he hablado en otras ocasiones, en mis lives donde les he expuesto sobre formas naturales para estabilizar el funcionamiento de esta importante glándula.

Os vuelvo a hablar de ella, porque una excelente amiga de España, comenzó a padecer de la glándula tiroides, a principios de este año. Ella se comunicó conmigo y me mencionó que requería mi opinión acerca de algunos tratamientos naturales. Esto debido, a que es enemiga de los tratamientos con fármacos

Como ya sabéis, desde hace unos años, he venido documentándome sobre muchos procesos relacionados con el metabolismo, en especial los vinculados con las hormonas. Se perfectamente que las hormonas producidas por la tiroides, desempeñan un rol muy particular. Sobre todo, en el sistema nervioso, además de los sistemas cardiovascular y reproductivo.

Existen ciertos hallazgos que he realizado en mis investigaciones con ciertas terapias naturales. Algunas de ellas, permiten destacar la importancia del yodo en el organismo. Dentro de las más conocidas destacan su rol en el normal desempeño de la tiroides, el metabolismo, el desarrollo del cerebro y el sistema inmunológico.

Es por ello, que desarrollé el Yodo Naciente (Nascent Iodine), una alternativa que permite la absorción perfecta de este importante elemento. Algunos de ustedes, ya lo conocen y es perfectamente compatible con las otras alternativas  naturales de las cuales le hablé a mi amiga.

Y, como disfruto apoyando todas las iniciativas que puedan servir para mejorar de forma natural la salud, preparé el material que ahora comparto con vosotros.

Conociendo un poco acerca de la tiroides

En primer lugar, no está demás recordaros, que esta es una glándula muy importante de nuestro organismo. Ella está ubicada en la parte frontal del cuello, específicamente debajo de la manzana de Adán, es decir en la parte superior del esternón, en la base de nuestro cuello.

Se sabe que posee dos lóbulos, el derecho y el izquierdo, cada uno del tamaño aproximado de una ciruela cortada por la mitad. Ellos están unidos por un pequeño puente llamado istmo. En la mayoría de la literatura se hace referencia a la tiroides, como una glándula que asemeja la forma de una mariposa.

Esta glándula es la responsable de segregar las conocidas hormonas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4). Estas hormonas circulan por nuestra sangre y alcanzan a cada una de las células de nuestro organismo.

¿Cuál es la función de la tiroides?

Se ha establecido, que ella, es la responsable de la producción, almacenamiento y liberación de las hormonas T3, T4 y calcitonina. Estas hormonas regulan el metabolismo basal, afectando de forma directa el nivel de desempeño de muchas funciones de nuestro cuerpo.

Ellas, son responsables de regular la producción y actividad de numerosos enzimas, el metabolismo de otras hormonas y la utilización de sustratos, vitaminas y minerales. Es por todo esto, que un funcionamiento irregular de dichas hormonas, afectan el crecimiento, diferenciación y desarrollo. Se sabe, que afectan, además, el funcionamiento adecuado de la mayoría de los tejidos.

tiroides-funcion

Es una glándula que depende mucho del elemento yodo, estableciéndose que éste, es un componente vital, para la producción de dichas hormonas. A su vez, las glándulas paratiroides, ubicadas en la cara posterior de la tiroides son las responsables de producir la hormona denominada paratohormona. Su función está muy relacionada con la absorción del calcio, la vitamina D y el fósforo a nivel del intestino.

La tiroides es controlada por el hipotálamo y la glándula pituitaria (o hipófisis), mediante la hormona TSH u hormona estimulante de la tiroides.

Las hormonas tiroideas participan en la regulación de las siguientes funciones:

  • Desarrollo del cerebro y maduración del mismo, partiendo de la fase fetal
  • Estimulación del crecimiento, diferenciación celular y desarrollo corporal
  • Desarrollo del sistema nervioso central y periférico
  • Procesos de contracción muscular y motilidad intestinal
  • Estimulación de la síntesis y degradación de proteínas y el agua extracelular
  • Acción calorígena y estimuladora
  • Regulación del consumo de oxígeno
  • Síntesis de glucógeno y la utilización de la glucosa
  • Síntesis y degradación de las grasas
  • Formación de vitamina A, a partir de los carotenos
  • Desarrollo y erupción dental
  • Desaceleración y aceleración de los latidos cardíacos
  • Control sobre el reemplazo de las células que mueren

Enfermedades más comunes de la glándula tiroides

Hipertiroidismo

Esta enfermedad ocurre, cuando se producen niveles excesivos de hormonas tiroideas. Tal desequilibrio, produce una aceleración de los procesos metabólicos. Su efecto posee marcada influencia en el estado de ánimo, los niveles de energía corporal, las funciones mentales y el peso.

Causas principales del hipertiroidismo

  • El 80% de los casos, ocurre por efecto de una respuesta autoinmune denominada enfermedad de Graves. Por su presencia, el cuerpo produce un anticuerpo llamado inmunoglobulina estimulante de la tiroides (TSI) que hace que la glándula tiroides produzca demasiada hormona tiroidea
  • La enfermedad de Graves se presenta en familias y se encuentra más comúnmente en mujeres
  • Bocio nodular o multinodular tóxico
  • Inflamación de la glándula tiroides, denominada tiroiditis, producida por un virus o una falla en el sistema inmunológico
  • Consumo excesivo de yodo en alimentos o suplementos
  • Consumo de medicamentos que contienen yodo (como la amiodarona que es un antiarrítmico), pueden estimular la producción excesiva de hormonas tiroideas
  • Se sabe que algunas mujeres, pueden desarrollar hipertiroidismo durante el embarazo o en el primer año después del parto

Síntomas de hipertiroidismo

  • Serios problemas para lograr la concentración
  • Episodios de ansiedad, inquietud y dificultad para conciliar el sueño
  • Temblor a nivel de las manos
  • Presencia de cansancio y debilidad muscular
  • Aumento de la frecuencia de las deposiciones
  • Inflamación a nivel del cuello (tiroides recrecida)
  • Incremento sustancial del apetito, en paralelo a la pérdida de peso
  • Alteración del proceso menstrual
  • Inflamación de los tejidos que rodean el globo ocular, generando protrusión u ojos saltones (caso específico de enfermedad de Graves)

glandula-tiroides

Hipotiroidismo

En este caso, ocurre lo contrario, pues surge como consecuencia de una deficiencia de las hormonas tiroideas. Este desequilibrio, genera una disminución de los niveles normales del metabolismo del cuerpo, generando cansancio físico y mental.

Causas principales del hipotiroidismo

  • Defectos congénitos
  • Extirpación de la tiroides
  • Exposición frecuente a los rayos X o el yodo radioactivo empleado en el tratamiento del hipertiroidismo
  • Fallas en el funcionamiento de la glándula pituitaria
  • Sobrecrecimiento de la población de levaduras a nivel intestinal, por efecto de la ingesta de antibióticos (las toxinas generadas por las levaduras bloquean el funcionamiento de la tiroides)
  • Bloqueo del funcionamiento de la tiroides por el cloro en el agua potable
  • Bloqueo del funcionamiento de la tiroides por el flúor presente en dentríficos o el agua fluorada
  • Efecto del tratamiento con yodo radioactivo o radioterapia
  • Uso de medicamentos para el trastorno bipolar como el litio, o medicamentos para la hepatitis C o el cáncer como el interferón alfa y la interleucina 2
  • Deficiencia de ciertos minerales como: yodo, cobre, cromo, boro, magnesio, selenio, zinc, molibdeno y manganeso
  • Estado de gravidez o embarazo
  • Mal funcionamiento de la glándula tiroides o de la glándula pituitaria
  • Disfunción a nivel del hipotálamo
  • Trastornos autoinmunes, dentro de las que destacan: diabetes tipo 1, vitíligo, enfermedad celíaca y esclerosis múltiple
  • Hasta donde se sabe, la causa más frecuente de hipotiroidismo es de origen autoinmune y se conoce como Tiroiditis de Hashimoto o tiroiditis crónica, representa el 90% de los casos de hipotiroidismo

¿Cuáles son los síntomas de hipotiroidismo?

  • Cansancio y Fatiga
  • Insomnio
  • Estreñimiento
  • Aumento del peso corporal
  • Intolerancia al frío
  • Ritmo cardíaco lento
  • Disminución de la velocidad normal de la manera de hablar (bradilalia)
  • Dolor en las articulaciones y presencia de calambres
  • Engrosamiento y resequedad de la piel
  • Uñas gruesas, de crecimiento lento y quebradizas
  • Alopecia en el cuero cabelludo (pérdida de cabello) y otras partes del cuerpo como las cejas
  • Disminución de la sudoración
  • Alteración del ciclo menstrual, con presencia de periodos intensos o menorragia
  • Alteración de los niveles de colesterol
  • Inflamación de cara, pies y manos
  • Pérdida de la libido
  • Presencia de infecciones urinarias y respiratorias con mucha frecuencia
  • Anemia
  • Disminución de la función auditiva

En el caso de niños o adolescentes pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Disminución del crecimiento
  • Retardo en el desarrollo de los dientes
  • Bajo desarrollo mental
  • Desfase en la aparición de la etapa de pubertad

Remedios naturales para tratar la tiroides

Debemos recordar, que el principal objetivo de los tratamientos alternativos, es corregir de raíz, la causa de los problemas. De acuerdo a mí experiencia, os puedo decir que muchos de los problemas que afectan nuestra glándula tiroidea, son muchas veces manejables. Sobre todo, los que son el resultado de una dieta desbalanceada, falta de nutrición o el estrés.

1. Ashwagandha

De esta planta, ya he platicado en otras ocasiones. Ciertamente es una planta extraordinaria, muy apreciada en la medicina Ayurveda, con cientos de años de uso. Es considerada una planta adaptógena. Se sabe, que posee una gran capacidad para mejorar la inmunidad, la vitalidad, manejar el estrés, aliviar la depresión y la ansiedad del cuerpo. Su nombre científico es Withania somnifera y es originaria de la India.

Más de 200 estudios han demostrado que ella, posee muchas propiedades beneficiosas para la salud, dentro de las que destaca su capacidad para estimular la glándula tiroides. Esto repercute a su vez, en una mejora importante del metabolismo, el crecimiento y el funcionamiento mental. Dentro de esos componentes, destacan el glutatión, un poderoso antioxidante y los withanólidos.

En un estudio piloto, realizado el año 2017 y publicado en el Journal of Alternative and Complementary Medicine, se evaluaron los beneficios de esta planta en pacientes con hipotiroidismo subclínico. Se observó su capacidad para aumentar selectivamente los niveles de T4, reducir el estrés oxidativo y regular la producción de T3 activo. Esta hormona, es determinante en los problemas vinculados al hipotiroidismo.

Algunos de los beneficios más destacados son: su influencia en la síntesis de proteínas, regulación del metabolismo de grasas y carbohidratos, estabiliza el crecimiento óseo, aumenta de la sensibilidad del cuerpo a las hormonas liberadas, en especial la insulina y ayuda en el correcto desarrollo de las células corporales.

¿Cómo lo realizo?

  • La mayoría de los estudios clínicos sobre Ashwagandha, han utilizado dosis de 600 mg a 1.200 mg de extracto de raíz o de hoja de ashwagandha por día
  • Esto se puede lograr con la ingesta de una o dos cápsulas, dos veces al día, como dosis segura y efectiva.
  • Si no eres muy amigo de las cápsulas, puedes emplear el polvo de hojas o de raíz que se ubican en las tiendas naturistas.
  • Para ello, puedes poner a hervir una taza de agua filtrada y añadir dos cucharaditas de Ashwagandha en polvo
  • Hervir a fuego lento durante diez minutos, separar del fuego para enfriar y luego beber tibio
  • Debes realizar este procedimiento al menos dos veces durante diez días, para lograr resultados favorables

Nota

Debe evitarse su empleo durante el embarazo y el periodo de lactancia. No debe administrarse en niños menores de doce años. Tampoco debe administrarse en personas con artritis reumatoide, lupus y diabetes tipo1. No utilizar en pacientes con hipertiroidismo.

2. Bugleweed (Menta de lobo)

Esta planta, se conoce con el nombre botánico de Lycopus virginica. Pertenece a la familia Lamiácea, al igual que la menta, el romero y el orégano. Cabe destacar que sus aplicaciones actuales, a diferencia de la mayoría de las otras plantas medicinales, no coinciden con su uso tradicional. Ella tradicionalmente, era utilizada para el tratamiento de la tos y como sedante.

Hoy en día, es muy utilizada para el tratamiento del hipertiroidismo leve y el hiperadrenalismo. Este efecto se deba al ácido rosmarinico, un compuesto fenólico con propiedades biológicas activas, al igual que los ácidos litospermico y clorogénico. Posee una acción sedante y astringente, siendo considerada un narcótico suave.

Es muy utilizada para el tratamiento de las glándulas tiroideas hiperactivas, especialmente cuando existe dificultad para respirar, palpitaciones y temblores. Se sabe que también posee un efecto relajante sobre el sistema nervioso, es un excelente tónico cardíaco, para personas con hipertiroidismo. Es muy recomendada para personas con debilidad cardíaca, con presencia de edemas o palpitaciones.

De acuerdo a ciertos estudios clínicos, se ha encontrado que ayuda a disminuir los niveles de TSH y altera la síntesis de hormonas tiroideas. También, ayuda a disminuir los niveles de T4 y bloquea la conversión de T4 a T3. Es muy empleada por ello en la enfermedad de Graves, la causante principal del hipertiroidismo.

¿Cómo lo realizo?

  • En una taza de agua filtrada hirviendo, añade media cucharadita de menta de lobo seca
  • Deja reposar por siete minutos y cuela
  • Deja enfriar y bebe a temperatura ambiente
  • Realiza este procedimiento una vez al día durante, dos semanas para obtener resultados favorables

Nota

No utilizar este tratamiento en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. No utilizar en personas que sufran de hipotiroidismo.

remedios-naturales-para-la-tiroides

3. Bálsamo de limón o toronjil

Es muy conocida por todos y su nombre botánico es Melissa officinalis. Pertenece también a la familia Lamiácea. Siendo de uso muy común, sus hojas y tallos con fines medicinales, al igual que la mayoría de las mentas. Ha sido utilizado para calmar la ansiedad, los problemas de sueño y la inquietud. También, se ha empleado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), además de la conocida enfermedad autoinmune relacionada con la tiroides, denominada enfermedad de Graves. También, se ha reconocido su excelente acción en el tratamiento de las vías respiratorias inflamadas, ritmo cardíaco acelerado, tumores y picaduras de insectos.

Los estudios, han permitido definir qué por medio de sus principios activos, se logra una disminución del TSH, lo que causa una disminución de la producción de T3 y T4 en la glándula tiroides. Existe una hipótesis que afirma que esto se logra, al aumentar la síntesis de albúmina, disminuyendo los niveles de grasa y los de la hormona leptina, responsable de regular el apetito. Se ha logrado detectar que los niveles de grasas corporales y el funcionamiento de la tiroides poseen una relación inversa muy significativa.

¿Cómo lo realizo?

  • En una taza de agua filtrada hirviendo agrega dos cucharadas de toronjil fresco
  • Deja reposar unos siete minutos, cuela y bebe aún tibio
  • Realizar este procedimiento tres veces al día, durante una semana para obtener resultados favorables

Nota

El tratamiento se puede iniciar con una dosis menor, para luego aumentar gradualmente. No se recomienda emplear este tratamiento si estas tomando medicamentos antidepresivos, antihistamínicos, narcóticos, u otros sedantes. No administrar en mujeres embarazadas o en período de lactancia.

4. Comino negro o kalonji

El nombre botánico de esta planta, es Nigella sativa. Ha sido empleada en la medicina árabe e india por miles de años, incluso se encontraron semillas de esta planta en la tumba del rey Tutankamón. La semilla de esta planta posee comprobados efectos bioquímicos e histológicos sobre la hormona tiroidea y la glándula tiroides, respectivamente. Se han realizado estudios clínicos, que permiten corroborar que sus compuestos activos favorecen los niveles circulantes de T4 y de T3. Además de ello, logran aumentar la proporción de T4: T3.

Se ha observado que protege el tejido de la tiroides de los cambios hiperplásicos secundarios al hipotiroidismo. De esta forma logra no solo controlar los niveles hormonales, sino que además es un excelente protector de las células.

Posee notables propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e inmunomoduladoras, sin efectos secundarios. Numerosas investigaciones han mostrado sus importantes efectos terapéuticos sobre ciertas enfermedades crónicas como la diabetes, la hiperlipidemia, la hipertensión y la gastritis. Incluyendo la tiroiditis de Hashimoto, principal causante del hipotiroidismo.

Posee una serie de compuestos antioxidantes, que le otorgan estas propiedades que permiten neutralizar los radicales libres dañinos y prevenir el daño oxidativo celular. Entre ellos destacan: la timoquinona, el carvacrol, el t-anetol y el 4-terpineol.

¿Cómo lo realizo?

  • En una taza de agua filtrada hirviendo, agrega una cucharadita de semillas de comino negro
  • Deja reposar por diez minutos, cuela y bebe aún tibio
  • Realiza este procedimiento una vez al día durante diez días y luego detén el tratamiento durante una semana
  • Puedes también agregar estas semillas a tu dieta, tal como se realiza en la India o el Medio Oriente
  • Para ello, tuesta ligeramente las semillas y luego las mueles para usar en el pan o el curry
  • También se acostumbra agregar a la harina de avena, batidos o yogur

Nota

Debido a que puede influir en la coagulación de la sangre y disminuir las contracciones uterinas, no debe administrarse en mujeres embarazadas, personas diabéticas o con estados de anemia.

Concluyendo

En esta oportunidad, hice entrega a mi amiga de tratamientos naturales tanto para el hipotiroidismo como para el hipertiroidismo. Mi amiga, por supuesto, agradeció las recomendaciones que le hice y que ahora comparto en el post.

Esto lo hice, a sabiendas, que las disfunciones vinculadas a esta importante glándula, no deben ser tomadas a la ligera. Lo recalco, pues a pesar de que traté de ahondar en los aspectos más relevantes, el espacio fue insuficiente.

Mi amiga, se inclinó por utilizar Ashwagandha, una planta que le equilibra muchas funciones y de alguna forma logra estabilizar a la glándula tiroides de una forma más armónica. Básicamente por sus efectos adaptogénicos. Ella se ha sentido mucho mejor, con más energía y más relajada mentalmente, sintiéndose menos dependiente de las medicinas sintéticas.

“La naturaleza no se apresura, pero todo lo logra.”

Lao Tzu

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuelve a intentarlo, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

VITA TIENDA
Ver

INTERNACIONAL  1·305·224·8104    LLAME GRATIS  EE.UU  1·800·641·6802

× Vita Tienda