el-resveratrol-podria-contribuir-a-la-salud-osea
☑️ El Resveratrol Podría Contribuir A La Salud Ósea
September 10, 2020
que-le-pasa-a-tu-cuerpo-cuando-comes-demasiado
☑️ ¿Qué Le Pasa A Tu Cuerpo Cuando Comes Demasiado?
September 14, 2020

☑️ ¿Por Qué Huelen Mal Las Axilas y Cómo Evitarlo?

por-que-huelen-mal-las-axilas

La condición de mal olor en las axilas, puede conducir a frustración y rechazo. Sus causas pueden ser diversas, pero la sociedad lo ve cómo un problema de desaseo. Y es lógico, porque se suele confundir la sudoración con el mal olor.

Muchas investigaciones, se han realizado los últimos años, algunas de ellas, por la academia en asociación con la industria cosmética. Y esto ha llevado a descifrar, ciertos elementos que son inherentes a las bacterias que habitan en esa zona corporal. Se logra la profundización del microbioma de las axilas y su asociación con la formación olores axilares desagradables. Es conocido, que las glándulas responsables de la sudoración, forman parte de los apéndices del sistema tegumentario, representado mayormente por la piel. Pudiendo afirmarse, que dicho sistema, desempeña funciones muy importantes en nuestro organismo.

Al desconocer el funcionamiento de los procesos corporales, se pueden cometer algunos errores, acarreando consecuencias indeseables. Esto lo menciono, porque una joven seguidora, me contactó por las redes, para plantearme una gran preocupación. Esto fue hace alrededor de un mes y para ese momento, me comentó que tenía algunos días, experimentando un mal olor en las axilas. Ella incluso, me afirmó que, no se había dado cuenta y fue su familia la que detectó el problema. Amablemente, esta joven me solicitó, que le brindara información, acerca de las causas de este problema. Así de esta forma, ella podría superarlo y no seguir sufriendo de vergüenza ante su familia.

En vista de su necesidad, realicé unas actualizaciones para complementar la información disponible. Con ella, realicé una compilación donde le mostré acerca del funcionamiento de las glándulas sudoríparas, sus funciones e importancia. Además de ello, incluí algunas formas alternativas para combatir esta molestia. Dado lo común de este problema, decidí compartirlo aquí en mi blog.

Algunos comentarios acerca de las glándulas sudoríparas

Cuando el sudor producido en la piel se evapora, favorece la regulación de la temperatura. Ahora bien, es importante tener claridad, de los tipos de glándulas sudoríparas que existen.

Básicamente existen, tres tipos de glándulas sudoríparas, ellas son las siguientes:

1. Glándulas ecrinas

Ellas, son las más numerosas, en el cuerpo humano.  Se ha logrado cuantificar, que el ser humano posee entre dos a cuatro millones de glándulas sudoríparas ecrinas. Ellas, se encuentran en la piel glabra (plantas de pies y palmas de manos) y la no glabra (piel vellosa).

  • No se distribuyen de forma uniforme, en toda nuestra piel. Encontrándose la mayor cantidad de ellas, en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Se ha observado, que las mismas, son susceptibles a estímulos de orden térmico y emocional.
  • Las glándulas sudoríparas ecrinas no glabras, poseen de dos a cinco veces menor proporción, que las glabras. Pero aun así, se distribuyen en una mayor superficie, localizándose principalmente en las extremidades, el tronco y el rostro.
  • Son las principales responsables de la termorregulación. Las mismas, comienzan sus funciones corporales, a partir de los dos a tres años de edad y su número permanece fijo.
  • Su densidad disminuye, a medida que la piel se expande por efecto del crecimiento de la piel. Observándose, que los individuos con mayor masa corporal u obesos, poseen menor densidad de glándulas sudoríparas, que las personas delgadas.

glandulas-sudoriparas

Sin embargo, hay que destacar, que la presencia de una mayor densidad de glándulas sudoríparas, no implica que habrá mayores niveles de sudoración. Existiendo además, una gran diferencia en los niveles de sudoración de las diversas partes del cuerpo de una persona. Y también, entre una persona y otra. Esto se debe, a las diferencias de producción de sudor por glándula, y no al número de ellas. El sudor, es básicamente agua, cloruro de sodio y pequeñas cantidades de otros compuestos.

2. Glándulas apocrinas

Este tipo de glándula sudorípara, se ubica principalmente en el rostro, axilas, mamas, perineo y cuero cabelludo.

  • Poseen, mayor tamaño que las glándulas ecrinas y vierten su contenido en los folículos pilosos.
  • Estas glándulas, a pesar de estar en el cuerpo, desde el nacimiento, inician su función, a partir de la pubertad.
  • Son responsables, de secretar un tipo de sudor viscoso, conteniendo azúcares, proteínas, lípidos y amoníaco.
  • Esta secreción es inodora, pero adquiere olor, cuando se combina con las bacterias cutáneas.
  • En muchos mamíferos, estas glándulas se consideran vinculadas a una función social o sexual, productora de sustancias atrayentes o feromonas.
  • En los seres humanos, esta función es rudimentaria.
  • Se ha establecido que responden, a estímulos tales como el miedo y el dolor.

3. Glándulas apoecrinas

Estas glándulas, se originan a partir de las glándulas sudoríparas ecrinas,

  • Se presentan  únicamente en la región axilar.
  • Se atribuye, a los andrógenos, este cambio que ocurre, para formar este tipo de glándula, en edades entre 16 a 18 años.
  • Su tasa de secreción puede ser hasta siete veces mayor que las glándulas ecrinas.
  • Constituyen más del 45% del total de glándulas axilares, que se encuentran en personas que sufren hiperhidrosis.
  • Ellas, al igual que las glándulas ecrinas, vacían el sudor producido sobre la superficie de la piel
  • El sudor que produce, posee una composición similar al de las glándulas ecrinas, solo que el volumen producido es mucho mayor.

Algunas apreciaciones acerca del mal olor

La principal fuente del mal olor corporal, se desprende de la zona axilar. Sin embargo, existen otros lugares, que también generan olores desagradables. Entre ellas, podemos mencionar, la piel interglútea, los pies y por debajo de la zona mamaria.

Cuando se producen olores desagradables corporales de forma constante, se está en presencia de una patología denominada bromhidrosis. Esta se considera, como una enfermedad crónica. Esto ocurre, cuando algunas bacterias presentes en la piel, descomponen el sudor, provenientes de todas las glándulas sudoríparas. De acuerdo a los especialistas, se han detectado dos tipos de bromhidrosis la apocrina y la ecrina. Por lo general, la bromhidrosis apocrina, es la forma más común de esta enfermedad. Y se genera principalmente, por efecto de la descomposición bacteriana del sudor rico en lípidos o grasas provenientes de las glándulas apocrinas.

La bromhidrosis ecrina, por su parte, es la forma menos común y se produce por efecto de la descomposición de la queratina de la piel. Sobre todo, a nivel de pliegues de las extremidades y plantas de los pies. Este proceso de descomposición, produce un olor muy desagradable.

Las bacterias y el mal olor axilar

Los investigadores, en su afán de descifrar muchas incógnitas relacionadas con los olores corporales, han estado indagando de forma constante. Dentro de dichas profundizaciones, destaca una realizada hace muy poco, por algunos investigadores de la Universidad de York, Reino Unido. Ellos, mediante la profundización en los olores axilares, lograron detectar una enzima en particular, producida por ciertas bacterias.

Algunos estudios previos, ya habían determinado que el mal olor axilar, se produce por efecto de ciertos compuestos denominados tioalcoholes. Estos compuestos, son liberados cuando ciertas bacterias los producen, a nivel de la zona axilar.

Lo novedoso, en el hallazgo de los investigadores de la Universidad de York, consiste en la determinación precisa de un compuesto presente en dichas bacterias. Se trata de una enzima presente en una bacteria que forma parte del microbioma axilar. Se trata, del Staphylococcus hominis . Y el compuesto recientemente hallado, se trata de una enzima que ellos denominaron BO (acrónimo de olor corporal en inglés). Dicha enzima, al reaccionar con los compuestos producidos por las glándulas sudoríparas, liberan el tioalcohol. El cual, posee el desagradable olor acre característico de las axilas.

Para tener la seguridad, de esta afirmación, los investigadores tomaron otras bacterias de la axila, que no generan malos olores. Una vez aisladas, las reprodujeron en el laboratorio y fueron inoculadas con la enzima BO. De esta forma, las bacterias Staphylococcus aureus, que no son responsables de generar mal olor, lograron producirlo. Esto llevó al profesor Gavin Thomas, microbiólogo, a afirmar: “Hemos descubierto cómo se produce el olor”.

¿Qué productos descomponen las bacterias para generar el mal olor?

La investigación, realizada por los investigadores de York, demuestra de forma categórica que el mal olor axilar, no es producido por el hombre. Definitivamente, ahora se sabe, que el mal olor, se produce cuando las bacterias Staphylococcus hominis, metabolizan un compuesto producido por las glándulas sudoríparas. Este compuesto, cuando es liberado a través de las glándulas sudoríparas, es completamente inodoro. Pero al ser descompuesto, por la enzima producida por esta bacteria, genera un tioalcohol, a nivel axilar, de olor desagradable.productos-que-descomponen-las-bacterias-para-generar-mal-olor

Un detalle de mucha importancia, lo constituye el hecho de que, los autores del estudio también demostraron que los estafilococos formadores de olores aparecieron hace aproximadamente 60 millones de años. Esto implica que, la enzima BO, estaba presente en la bacteria Staphylococcus hominis mucho antes de la aparición de la especie humana, (Homo sapiens). Lo cual, les hace inferir a los investigadores, que este olor corporal pudo haber jugado un papel de comunicación entre las poblaciones de nuestros parientes primates ancestrales.

Este hallazgo permite, además, mostrar otras vías de comprensión, para el desarrollo de cosméticos más efectivos. Sobre todo, el desarrollo de productos, que no dañen el microbioma axilar. En especial, aquellos que permitan selectivamente combatir la bacteria productora de tioalcoholes, sin causar ningún daño en el resto de las bacterias que conforman la microbiota axilar.

Los investigadores, recalcan, que las glándulas apocrinas solo producen los compuestos, que la bacteria descompone mediante la enzima BO, a partir de la pubertad. Esto los lleva a mencionar, que existe una gran posibilidad, de que los olores pudieron haber desempeñado un papel en la multiplicación de la humanidad. “Todo lo que podemos decir es que este no es un proceso nuevo. BO definitivamente existió mientras los humanos evolucionaban”, afirmó el profesor Thomas.

¿Cuáles son los factores predisponentes del mal olor axilar?

Mas allá de los efectos del sudor, existen algunos elementos que también favorecen su presencia. Entre ellos destacan:

1. Factores hereditarios

De acuerdo a ciertas investigaciones a nivel genético, se lograron determinar algunos aspectos muy interesantes. Así, los descendientes de ciertas familias, que poseen determinados olores crónicos o sufren de sudoraciones profusas, tienen alta probabilidad de padecer estas dolencias. Ejemplos resaltantes de ello, son la presencia del síndrome de olor a pescado o trimetilaminuria y también la hiperhidrosis. La hiperhidrosis, causa exceso de sudoración corporal y esto favorece la proliferación de bacterias y consecuentemente mal olor a nivel axilar.

2. Obesidad

Se ha observado que el exceso de grasa a nivel corporal, incrementa las probabilidades de sufrir bromhidrosis. Se sabe, que esto puede crear una serie de pliegues, favoreciendo la permanencia de bacterias y sudor, debido a la dificultad para realizar adecuadamente la higiene. Esto conlleva a la generación de olores desagradables.

3. El consumo de ciertos alimentos

Muchos alimentos producen una serie de subproductos que inducen la producción de secreciones que inciden en la presencia de mal olor axilar. Dentro de estos alimentos, se mencionan el ajo, la cebolla, el curry, hortalizas crucíferas (brócoli, coles y coliflor), carnes rojas y pescado. Se incluyen, además, algunos alimentos elaborados con harinas y azúcares refinados, además de comidas altamente procesadas y con contenidos importantes de grasas trans. Además de alimentos lácteos elaborados con leche entera no desgrasada.

4- Empleo de algunos medicamentos y bebidas

Entre ellos, se mencionan la utilización de medicamentos contentivos de penicilina y bromuro, estos medicamentos, al metabolizarse, se sabe que son excretados en parte por el sudor, acarreando problemas de mal olor. Dentro de las bebidas que también generan desequilibrios y favorecen la generación de mal olor se menciona el alcohol.

Estrategias para evitar el mal olor axilar

  • Ducharse o tomar un baño a diario y asear muy bien las axilas. No se debe abusar de los jabones antibacteriales, pues despojan de las bacterias benéficas. Optar por emplear jabones neutros
  • De preferencia, depilar la zona axilar y para lograr que esa zona permanezca seca y aseada por más tiempo
  • Mantener el cuerpo debidamente hidratado
  • Tratar de no utilizar prendas ajustadas y evitar el empleo de materiales sintéticos, pues estos favorecen la transpiración en exceso e impiden el adecuado intercambio de gases desde la piel y el entorno

estrategias-para-evitar-el-mal-olor-axilar

  • No utilizar ropa sudada y lavarla adecuadamente. Hay que tener presente que la ropa sucia y húmeda puede albergar muchas bacterias que causan el mal olor axilar
  • Emplear alternativas naturales,  (bicarbonato de sodio, vinagre de sidra de manzana y gel de aloe), evitando usar antitranspirantes con clorhidróxido de aluminio. Incluso se puede utilizar agua oxigenada al 3% (una cucharadita) mezclada en una taza de agua filtrada y hervida. Lo ideal, es aplicar esta solución, con un disco de algodón o gasa estéril, antes de ir a dormir, luego de haberte bañado
  • Incluir el consumo alimentos con alto poder antioxidante y detoxificante: pomelo, lima, limón, naranja, col rizada, espinacas, menta, orégano y cereales integrales (arroz, centeno, alforfón (trigo sarraceno), maíz.

Concluyendo

Lo que se ha logrado observar, es una muestra de la importancia del equilibrio de la flora bacteriana axilar. Por ello, no solo las bacterias que habitan en la epidermis, sino también las que se encuentran en las glandulas sudoríparas, los poros y folículos pilosos, propician mal olor axilar. Posiblemente, antes de encontrar la enzima responsable del olor corporal (BO), su presencia se achacaba al sudor.

Hoy, la ciencia posee mayor claridad y esto marca una diferencia en la forma de combatir este problema. Es decir, esto debe ser tomado muy en cuenta no solo por los fabricantes de desodorantes y antitranspirantes. Incluso por los fabricantes de jabones antibacteriales, quienes han utilizado estrategias que aniquilan la microbiota axilar. El conocimiento generado por muchos investigadores, en especial el realizado por científicos de la Universidad de York, muestran una oportunidad de establecer estrategias específicas para atacar las bacterias adecuadas.

Este conocimiento, no solo es importante para los fabricantes de cosméticos, sino para todas las personas.  Hoy ya se sabe, que una enzima presente en la bacteria Staphylococcus hominis, genera un tioalcohol, responsable del mal olor axilar. El mismo, se produce, cuando esta bacteria se alimenta, de compuestos inodoros secretados a partir de lass glándulas sudoríparas.

La joven seguidora, me comentó, que estuvo muy interesante el material que le envié, el cual, comparto en el post. Me comenta, que no se imaginó que los científicos, se dedicaran a indagar tan profundamente, en temas tan “humanos”. Indicándome, de esta forma su admiración por aquellos, que desean mejorar la calidad de vida de las personas.  Dice que, para ella, no fue difícil desechar los antitranspirantes, pues en Canarias, país donde vive, es sencillo adquirir aloe.  Por esa razón es importante mantener un buen estilo de vida, siendo real no ideal.

“Los desodorantes modernos actúan inhibiendo o matando muchas de las bacterias presentes en nuestras axilas para prevenir BO. Este estudio, junto con nuestra investigación anterior, reveló que solo una pequeña cantidad de las bacterias en nuestras axilas son realmente responsables de los malos olores. Esto favorecería  el desarrollo de productos más específicos, que tengan como objetivo inhibir la proteína de transporte y bloquear la producción de BO”

Dr. Gavin Thomas

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

VITA TIENDA
Ver

Compras    1-800-641-6802  ABIERTO Lunes – Domingo 8 am-Media noche