estos-artículos-son-cancerígenos
¡ALERTA! Estos Artículos En El Hogar Son Cancerígenos
June 1, 2018
síndrome-de-costillas-deslizantes
Síndrome De Costilla Deslizante: Síntomas Y Tratamiento
June 5, 2018

Vinculan La Obesidad Con La Depresión Y Ansiedad

vinculan-obesidad-con-la-depresión

Mariela es una mujer con 45 años a quien conozco desde hace mucho tiempo. Tenía mucho tiempo sin saber de ella cuando me encontré a su esposo Federico.  Estuvimos conversando un rato sobre nuestras respectivas familias y decidimos reunirnos la siguiente semana.

Me esmeré preparando un rico postre sin gluten para llevarlo en la visita.  Llegó el día deseado y al llegar me sorprendió ver a Mariela. Se veía bastante desmejorada, con una obesidad muy marcada.  Nos quedamos conversando amenamente un rato.

La acompañé a la cocina para ayudarla en el arreglo de la comida.  Casi no hablaba y me di cuenta que mientras acomodaba los platos, comía un pedazo de torta.  Verla con esa gordura, triste y comiendo me llevó a pensar enseguida que ella esta atravesando por algún problema.

De pronto se quedo  mirándome y me dijo: – “Cocó, te mantienes delgada y ágil, que felicidad”.  Yo enseguida tomé sus palabras y le dije – “Tú también puedes estar mejor, ¿qué te sucede?  Me comentó que no poder rebajar ha ocasionado mucho malestar en ella. No quiere salir y eso hace que coma desmesuradamente. Además de eso, su vida es muy sedentaria.

Escuchar a Mariela me motivó a escribiros un poco acerca de ese padecimiento llamado obesidad abdominal.

 ¿A qué se le llama obesidad abdominal?

La obesidad abdominal o exceso de grasa en el abdomen es un factor problemático para quien lo padezca.  Quien sufra de obesidad abdominal se enfrenta a situaciones emocionales que pueden alterar a la persona.

Se le llama  así por cuanto representa el exceso de grasa corporal concentrada en el abdomen.

¿Qué implicaciones tiene la obesidad abdominal para vuestra salud?

  • Eleva el azúcar en la sangre y por supuesto los niveles de insulina.
  • Está relacionada directamente con altos niveles de triglicéridos y colesterol malo (LDL) y bajos niveles de colesterol HLDL o colesterol bueno.
  • Corréis el riesgo de padecer osteoartritis, hígado graso, alta presión arterial y diabetes.  Los enfermedades más graves  y de mucho cuidado son los accidentes cerebrovasculares, ataques cardiacos, hasta llegar al cáncer y la muerte.
  • Tendéis a padecer enfermedades emocionales que os afectan fuertemente.  Os hablo de la ansiedad y la depresión.

Ahora, si queréis saber si corréis riesgo de tener obesidad abdominal debéis tener en cuenta que vuestra cintura debe medir menos de 35 pulgadas si sois mujer y de 40 pulgadas si sois hombre.

La obesidad abdominal trae como consecuencia el padecimiento emocional de las personas al sentirse afectadas por la “gordura”, lesionando así  su autoestima y llevándoles a sufrir de ansiedad y depresión.

¿Por qué hay conexión entre la obesidad abdominal con la ansiedad y la depresión?

Vuestro cuerpo y vuestra mente tienen una interconexión permanente. Esto quiere decir que la salud física puede afectar la salud emocional y la salud emocional puede afectar la salud física. Aunque no lo creáis, todos ellos son grandes componentes de la obesidad abdominal.

La ansiedad

 La ansiedad viene a ser un gran problema de salud mental que se presenta más que todo en mujeres de edad entre 30 y 45 años, quienes pueden tener mayor probabilidad de padecerla.  Ahora,  según estudios se reveló que una de las mayores causas  de la ansiedad es la grasa abdominal.  ¿Parece raro verdad?  Pero al parecer así es.

A mayor ansiedad mayor grasa abdominal y a mayor grasa abdominal mayor estrés y depresión.

La ansiedad representa un problema de salud mental para gran cantidad de personas en los Estados Unidos, llegando a afectar a un aproximado de 18% de los habitantes adultos. En caso de que además de la ansiedad tengan obesidad abdominal, es mucho más  grande la afección y la enfermedad.

En una Investigación de campo realizada, se efectuó una encuesta de 9000 adultos habitantes de EEUU, y descubrieron que la obesidad tenía una relación proporcional a un 25% con problemas de ansiedad.  La ansiedad a la vez puede aumentar los riesgos de la obesidad.

Según Dr. Michael L.Green, quien es director de Medicina Bariátrica   de Medical CIty Forth Worth en Texas, la obesidad representa un estigma social que afecta a las personas que la padecen.  Pueden sentirse humilladas y desvalorizadas por  situaciones relacionadas con su peso.

¿Y la depresión?

Una de las razones principales para estar deprimido es el cansancio. Las personas obesas se cansan frecuentemente, se sienten fatigadas y no se sienten capaces de hacer lo que desean.  Al caminar les falta el aliento.  Al faltarles el aliento les falta la respiración.  Piensan que se van a morir en cualquier momento y se apenan de ellas mismas.  Esto les lleva a la depresión.

Según Estudios la  persona obesa tiene más posibilidad  de estar depresiva que quien no lo es. La razón principal estriba en que la obesidad puede causar problemas de auto imagen, autoestima y alejamiento social.  Por supuesto, todos estos factores son totalmente influyentes para ocasionar  la depresión.

Según investigaciones demostradas, la obesidad y la depresión  se complementan y pueden provocar mucho daño a la persona que la posea, lesionando su confianza y seguridad en si misma.

Estados Unidos cuenta con más de 70 millones de personas obesas, Pero aun no se ha determinado el número de personas que además de ser obesas son depresivas. La Organización Mundial de la Salud asevera que la obesidad es un problema de salud pública y una epidemia global.

En el Estudio realizado en los Estados Unidos, se examinó la relación existente entre la circunferencia abdominal y los síntomas depresivos. Se realizó un análisis para asociar ambas situaciones.

Entre los resultados obtenidos:

  • Se determinó que quienes tenían más de 35 pulgadas de circunferencia abdominal sufrían de mayores síntomas depresivos que quienes tenían menos de 30 pulgadas.
  • Se concluyó que la  circunferencia de la cintura tiene una asociación significativa con una gran posibilidad de padecer depresión y ansiedad.  Por esa razón, como conclusión consideraron monitorear el estado de salud emocional de los adultos con obesidad abdominal.

Por otro lado, especialistas médicos de la Universidad Central Médica de Ámsterdam consideraron que los síntomas de depresión están profundamente conectados con la acumulación de grasa en la región abdominal.

Según Estudios realizados en una universidad en Ohio, las personas depresivas tienen probabilidad de tener malos hábitos alimenticios, comer en exceso.  Además de esto no realizan ejercicios y tienen niveles reducidos de la hormona llamada serotonina.  Se tornan sedentarios, por lo tanto tienen una alta tendencia a convertirse en obesos.

Según estos  investigadores, la depresión puede aumentar la grasa abdominal.  Esto se debe a que los estados depresivos tienden a incrementar  los niveles de la hormona cortisol en el cerebro, lo que promueve el depósito de grasa en el abdomen.  No se descarta que estas personas sufran de una alimentación poco saludable y vida sedentaria que hace que aumenten los niveles de grasa abdominal.

Dolencias físicas producto de la obesidad y la depresión

Es sabido y dicho constantemente por los médicos, que la obesidad ocasiona dolor en las articulaciones y columna vertebral.  Además causa problemas graves de hipertensión,  colesterol alto, síndrome metabólico, hígado graso y diabetes.

Ocasiona igualmente enfermedades del corazón, una de las principales causas de fallecimiento de hombres y mujeres.  Todas estas enfermedades han sido ampliamente relacionadas con la depresión.

¿Cómo puede ser tratada la ansiedad, depresión  y la obesidad abdominal?

Los médicos sugieren que la depresión sea tratada lo más rápido posible.  El tratamiento para la depresión puede resultar mucho más sencillo que un tratamiento para la obesidad.

El Dr.Green, considera que la obesidad puede ser asociada con cánceres, además dice que “no hay una disciplina médica que la obesidad no toque”.  Es un tema muy controversial y de cuidado para los médicos de todas las especialidades dado el impacto que tiene en los humanos.

Es importante que se puedan tratar ambos padecimientos.  En el caso de obesidad, yo recomiendo asumir el reto Yo Puedo, no es una dieta ni un cambio temporal, es una forma de adquirir hábitos de vida, acompañados de un buen régimen alimenticio. De igual manera, la vida activa ayudará enormemente a que pueda perder peso.

En el caso de la ansiedad y la depresión, es importante buscar la raíz de la situación con el apoyo de un especialista en la materia, quien podrá contribuir a enfrentar y aliviar estos problemas emocionales. .

Es primordial tomar conciencia que la obesidad se convierte en una enfermedad y como tal debe ser tratada.  Es una enfermedad con una solución posible, que solo si tenéis la disposición a afrontarla y superarla, podréis vencerla.

Estudios sustentados aseveran que un cambio en el régimen alimenticio tiene una alta incidencia para mejorar las funciones física y emocional.  Además la combinación de depresión y resistencia a la insulina van casi de la mano.  Si se mejora, ayuda  a disminuir la inflamación en el organismo.

obesidad-por-ansiedad

#Yo Puedo y  un nuevo estilo de vida

El régimen alimenticio y una vida activa son importantes si queréis ir venciendo la obesidad.  Os recomiendo que leáis mi libro #Yo Puedo en el cual obtendréis  información y formación de cómo cambiar vuestros hábitos alimenticios y tener un nuevo  estilo de vida.
Para un nuevo estilo de vida, debéis centraros en vosotros,  pensar que si podréis lograrlo.  Para ello es necesario:

Físicamente

  • Tener un buen régimen alimenticio, os permitirá controlar vuestro metabolismo.
  • Evitar el sedentarismo. Realizad caminatas, ejercicios con los que podáis  mover vuestro cuerpo.  Comenzad  con 15 minutos y vais aumentando hasta que tengáis 45 minutos.
  • Mantener vuestra presión arterial controlada.  Esto evitará problemas de hipertensión y problemas cardiacos.
  • Consumir mucha agua. El agua es la mejor manera de enfrentar silenciosamente la grasa abdominal. Ayuda a desintoxicar vuestro organismo y mantendrá la hidratación en el cuerpo.
  • Suprimir el consumo de comida chatarra o comida basura.
  • Evitar el consumo de azúcar.  El azúcar es dañina en todas sus formas. Por esa razón, es importante que la eliminéis del consumo ordinario.
  • Comer disciplinadamente.  Los problemas emocionales hacen que la gente coma a deshora y desordenadamente como mecanismo de defensa. Efectuad un horario alimenticio con el que os sintáis cómodos y a la vez podáis nutriros.  Comer cada 3 horas es recomendable para que el estómago esté siempre dispuesto y pueda realizar una buena digestión. Masticad bien los alimentos con porciones equilibradas, si son pequeñas mejor, para que podáis disfrutar la comida y estar tranquilos.
  • Consumir muchos vegetales, frutas, hortalizas, tubérculos.  Os ayudarán a proporcionar antioxidantes al organismo y a disminuir la depresión y la ansiedad.
  • Dormir lo suficiente con sueño reparador.
  • Evitar en lo máximo el consumo de cafeína y alcohol.
  • Evitar las bebidas procesadas. Tanto las bebidas procesadas como las enlatadas y el agua carbonatada inclusive no se recomienda su consumo.

Emocionalmente

  • Tener pensamientos positivos que os invite a una vida mejor cada día.
  • Ver la vida de una forma optimista. El logro de vuestro objetivo es vuestra felicidad.
  • Mejorar vuestra relación con vosotros mismos. Mirad hacia vuestro interior para veros realmente como sois y como podéis mejorar hacia lograr una actitud de cambio y de éxito.
  • Pensar que si lo lograreis. Para ello vuestro pensamiento y sentimiento deben estar en sintonía.

La reunión en casa de Mariela fue hace 3 meses. Desde ese entonces, Mariela asumió el reto Yo Puedo con la intención de adquirir nuevos hábitos alimenticios y de vida.  Le costó tres intentos. Comenzaba, paraba y volvía a empezar.  Cuando se sintió lista para asumir esa responsabilidad, me llamó para pedirme apoyo moral en su intento.

Bueno, os cuento que Mariela logró superar el reto, su circunferencia abdominal se ha reducido notablemente y su aspecto es el de una mujer feliz y activa.

 Se dice que el camino es largo, pero si vosotros queréis, lo podéis lograr.  Es importante ser real, no ideal.

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir
más sano
, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre
las letras de tu dirección.

VITA TIENDA
Shares
Share This

Cuéntale a tu Amigos

Comparte esta noticia!