beneficios-de-consumir-grasas-saludables
El Mejor Combustible De Tu Cuerpo Es La Grasa, NO El Azúcar
October 15, 2018
dieta-cetovegana-para-diabeticos
Dieta Ceto Vegana Intermitente Para Diabéticos
October 16, 2018

Grasas Saturadas: ¿Qué Son? Y Sus Beneficios

beneficios-de-las-grasas-saturadas

Siempre me sorprende cuando me encuentro con alguien que todavía le teme a las grasas saturadas. Todavía falta remontar la cuesta para limpiar su nombre. Cada día se conoce a ciencia cierta, su rol en las funciones orgánicas vitales. Me he propuesto, entregarles toda la información que pueda a fin de ir fomentando el amor por la salud.

No es justo que, intereses mezquinos tengan tanta influencia sobre millones de consumidores. De cara a esta realidad, seguiré realizando los aportes que estén a mi alcance.

Cómo la grasa saturada se convirtió en un villano

Hace más de 60 años, el tribunal de la opinión pública, estadounidense condenó a la grasa saturada por un crimen imperdonable. El intento de asesinato de un presidente de los Estados Unidos.

En 1955, mientras estaba de vacaciones en Colorado, Dwight Eisenhower sufrió un ataque al corazón. “De repente, la gente estaba desesperada por comprender la causa de la enfermedad cardíaca”, dice Jonny Bowden, autor de Smart Fat. En los años siguientes, la grasa, y específicamente la grasa saturada, asumió la culpa.

Si has pasado la mayor parte de su vida evitando las grasas saturadas, este incidente, es una de las principales razones.

El día después del ataque al corazón de Eisenhower, el médico del presidente recomendó a la nación reducir la grasa y el colesterol. Basándose en el trabajo de un nutricionista llamado Ancel Keys. Él publicó una investigación que relaciona a los países que consumen más grasas con las tasas más altas de enfermedades del corazón.

 “Hipótesis de los lípidos”

aceite-de-coco-grasa-saturada

El concepto de que la grasa es peligrosa para la salud, se basó en algo llamado  “Hipótesis de los lípidos”

Ella se difundió ampliamente en los Estados Unidos.En 1977, un comité selecto del Senado citó la investigación de Keys mientras hacía recomendaciones generales al pueblo estadounidense. Se indicó que deberían consumir menos carne roja (y por extensión, menos grasa saturada) para evitar enfermedades cardíacas.

Ese mensaje se convirtió en una política nacional cuando el gobierno emitió las Pautas Dietéticas para los estadounidenses en 1980. Se recomendaba a las personas eliminar la grasa de sus filetes y evitar los alimentos con grasas saturadas como la mantequilla, la crema y el aceite de coco.

Keys influyó en los estándares dietéticos del gobierno. Logró promover la idea de que las grasas saturadas son malas para el organismo. Gradualmente, el consumo de alimentos bajos en grasa se convirtió en la forma más usual de la población. Esto conllevó a un incremento desmedido de muchas enfermedades.

Beneficios de las grasas saturadas

Los ácidos grasos saturados, constituyen al menos el 50% de las membranas celulares. Son lo que da a nuestras células la rigidez y la integridad necesaria. Su importancia cada día es bien sustentada científicamente.

para-que-sirven-las-grasas-saturadas

1. Favorecen la salud del cerebro

La mayoría de tu cerebro es grasa y colesterol. Raro, pero cierto. Y la gran mayoría de esa grasa es grasa saturada. Si confías en una dieta baja en grasas saturadas, se está perdiendo una materia prima esencial que tu cerebro necesita para crecer, regenerarse y mantenerse saludable. Decirle a alguien que tiene un gran cerebro gordo es realmente un cumplido atractivo.

2. Fortalecen el sistema cardiovascular

Las grasas saturadas brindan muchos beneficios maravillosos para tu corazón y sistema circulatorio. Por ejemplo, los ácidos láurico y esteárico que se encuentran en las grasas saturadas pueden ayudar a regular los niveles de colesterol. Además, las grasas saturadas en la dieta pueden reducir los niveles de lipoproteínas (a), un factor de riesgo conocido para las enfermedades cardiovasculares.

Es posible que no hayas oído hablar de eso, pero las grasas saturadas desempeñan funciones clave en la salud cardiovascular. La adición de grasa saturada a la dieta reduce los niveles de una sustancia llamada lipoproteína (a). Ella se correlaciona fuertemente con el riesgo de enfermedad cardíaca.

Actualmente no hay medicamentos para reducir esta sustancia y el único medio dietético para reducirla, es comer grasas saturadas. Apuesto a que no escuchaste eso en las noticias de la noche.

Además, comer grasas saturadas (y otras) también eleva el nivel de HDL, el llamado colesterol bueno. Por último, la investigación ha demostrado que cuando las mujeres hacen dieta, las que comen el mayor porcentaje del total de grasas en sus dietas como las grasas saturadas pierden más peso.

El ácido esteárico saturado de 18 carbonos y el ácido palmítico de 16 carbonos son los alimentos preferidos para el corazón, por lo que la grasa que rodea el músculo cardíaco está altamente saturada. El corazón se nutre de esta reserva de grasa en momentos de estrés.

4. Refuerzan el sistema óseo

La grasa saturada es necesaria para que el calcio se incorpore de manera efectiva en el hueso. Sin grasa, tendrás huesos con una densidad ósea deficiente. Esto puede conllevar al aumento del riesgo de degeneración y lesiones.

En la mediana edad, a medida que la masa ósea comienza a disminuir, un objetivo importante es construir huesos fuertes. Esto aplica en gran medida para las mujeres. No puedes encender el televisor sin que se te indique que necesitas calcio para los huesos. Pero ¿recuerdas que dijeran que necesitas grasa saturada para que el calcio se incorpore efectivamente al hueso? Ella juega un papel vital en la salud de nuestros huesos.

Para que el calcio se incorpore de manera efectiva en la estructura del esqueleto, al menos el 50% de las grasas dietéticas deben estar saturadas. Esto de acuerdo con Mary Enig una de las principales expertas en investigación en grasas alimenticias y salud humana.

5. Mantienen la integridad del sistema inmunológico

Sin suficientes grasas saturadas en los glóbulos blancos, la capacidad para reconocer y destruir invasores extraños como virus, bacterias y hongos se ve afectada. Los ácidos grasos saturados de cadena corta y media tienen importantes propiedades antimicrobianas. Nos protegen contra microorganismos dañinos en el tracto digestivo.

6. Protegen el sistema nervioso

Piensa en las grasas saturadas como el revestimiento de “aislamiento” para tu sistema nervioso (también conocido como su cableado interno). Cuando careces de este aislamiento, te vuelves más susceptible al estrés externo e interno.

Ciertas grasas saturadas funcionan incluso como mensajeros de señalización. Una dieta baja en grasas saturadas puede causar una mala comunicación entre las células de tu cuerpo y ocasionar varios problemas catastróficos.

7. Incrementan la salud del hígado

En investigaciones médicas, se ha demostrado que agregar grasa saturada a la dieta favorece a las células hepáticas. En primer lugar, ayuda a descargar su contenido de grasa. Eliminar grasa del hígado es el primer paso crítico para detener el almacenamiento de grasa en el cuerpo medio.

Además, se ha demostrado que las grasas saturadas protegen el hígado de los tóxicos del alcohol y los medicamentos, como el Paracetamol y el Tylenol. Además de otros medicamentos comúnmente utilizados para el dolor y la artritis, como los antiinflamatorios no esteroideos.

Incluso ayudan a revertir el daño una vez que ha ocurrido. Dado que el hígado es el eje de un metabolismo saludable, cualquier cosa que sea buena para el hígado es buena para deshacerse de la grasa en el cuerpo medio.

8. Soportan la salud pulmonar

Para que funcionen correctamente, los espacios aéreos de los pulmones deben estar recubiertos con una capa delgada de surfactante pulmonar. El contenido de grasa del surfactante pulmonar es 100 por ciento de ácidos grasos saturados.

El reemplazo de estas grasas críticas por otros tipos de grasa hace que el surfactante sea defectuoso y potencialmente cause dificultades respiratorias.

La ausencia de la cantidad correcta y la composición de este material conduce al colapso de los espacios aéreos y la dificultad respiratoria. Es lo que falta en los pulmones de los bebés prematuros que desarrollan el trastorno respiratorio llamado síndrome de dificultad respiratoria infantil.

Algunos investigadores creen que la sustitución generalizada de grasas parcialmente hidrogenadas (trans) por grasas naturalmente saturadas en alimentos preparados comercialmente puede estar desempeñando un papel en el aumento del asma entre los niños. Afortunadamente, el apogeo de las grasas trans está terminando y su uso está en declive.

¿Por qué la grasa saturada hizo una reaparición?

Hoy la investigación de Keys está bajo fuego. Un análisis realizado por investigadores de Harvard examinó 21 estudios y no encontró una relación entre la grasa saturada y la enfermedad cardíaca (o apoplejía).

En 2014, un análisis de 76 estudios observacionales y ensayos controlados aleatorios de la Universidad de Cambridge concluyó que “los ácidos grasos saturados no estaban asociados con la enfermedad coronaria”.

grasas-saturadas

Por los estudios de Mary Enig, pionera en la investigación sobre el aceite de coco. Una grasa saturada muy difamada y mal entendida que fue vilipendiada durante años por los “expertos en salud”. Gracias a ella, ahora se sabe que el aceite de coco promueve una salud óptima.

El aceite de coco es rico en ácido láurico, un ácido graso que promueve la salud con propiedades antimicrobianas. Ha demostrado su valía en los ensayos con pacientes con SIDA y otros que padecen sistemas inmunológicos comprometidos. Las teorías de Mary sobre las grasas saturadas “condicionalmente esenciales” ya están demostrando ser uno de los vínculos que faltan para el desarrollo de terapias eficaces contra el envejecimiento.

Debido a los resultados de un estudio dietético largamente esperado y recientemente publicado. PURE. (Estudio Prospectivo de Epidemiología Urbana y Rural).En él se encontró que las dietas con mayor contenido de grasas se asocian con un menor riesgo de mortalidad.

Esto incluye tanto las grasas saturadas como las no saturadas. Y el reemplazo de dichas grasas con una ingesta alta de carbohidratos (más del 60% de energía) se asocia con un mayor riesgo de mortalidad.

Concluyendo

  • La percepción errónea más común, es que las personas deben evitar la grasa. Eso es realmente desafortunado, porque ese tipo de pensamiento conduce a conductas alimentarias que en realidad están causando un aumento en la obesidad.
  • La otra percepción errónea, inventada por la industria alimentaria, es que las grasas saturadas son todas malas y que los ácidos grasos trans son saludables.
  • El cuerpo humano no se beneficia de la ausencia total de grasa saturada. Eso es algo que los dietistas y los médicos clínicos necesitan aprender.

He querido mostrar en el post, algunas pinceladas importantes sobre las grasas saturadas.  Ir reconociendo estos elementos, nos permitirán gozar de una mayor salud, que redundará en beneficios familiares y personales. La Dra. Mary Gertrudis Enig, fallecida en octubre de 2014, realizó brillantes estudios. Fue la pionera en alertar sobre el daño de los aceites hidrogenados sobre la salud. Al igual que ella, nunca debemos dejar de luchar por decir la verdad.

“La alimentación y la medicina no son dos cosas diferentes: juntas forman la cara y la cruz de una moneda.” Masanobu Fukuoka

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

VITA TIENDA
Shares
Share This

Cuéntale a tu Amigos

Comparte esta noticia!