el-zinc-podria-ayudar-a-combatir-la-gripe-y-resfriado
☑️ El Zinc Te Podría Ayudar A Combatir La Gripe Y El Resfriado
November 6, 2020
el-neem-podria-ser-un-tratamiento-contra-el-cancer-de-prostata
☑️ El Neem Podría Ser un Efectivo Tratamiendo Contra El Cáncer De Próstata
November 10, 2020

El estudio de los cálculos renales, debe ser considerada como una tarea médica muy importante. Y a nivel de los países occidentales, es una enfermedad que no debe descuidarse, dado el aumento de su tasa de prevalencia y recurrencia. Cabe destacar que, en los Estados Unidos y algunos países europeos, se han reportado cifras hasta del 9% para la población general.

Por lo general, esta enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres. Lo que fue corroborado por una seguidora chilena, cuyo esposo presentó hace unos meses, una infección en la orina. Antes del tratamiento, al esposo de Magaly, mi seguidora, se le practicó un Ecosonograma renal, detectándose cierta cantidad de arenilla. Por ello decide contactarme, a los fines de que le indicara como manejar la situación adecuadamente, para evitar los cálculos. Magaly, manifestó que gran parte de la causa de este problema, se debió a los descuidos de su esposo. Ella observaba que él ingería demasiadas gaseosas, situación que desde siempre, le había preocupado.

Estilo de vida, necesario para una buena salud

Los descuidos en la alimentación como en el caso del esposo de Magaly tienen consecuencias que se sienten cuando el organismo pasa la factura.  No me cansaré de insistir y de promover ante todos la necesidad de tener un estilo de vida en donde prevalezca un régimen alimenticio con los nutrietnes necesarios que el organismo requiere para estar saludable.  Esto se acompaña con actividades físicas para mantener el cuerpo en movimiento y la oxigenación en buen estado.  Por supuesto todo en todo este proceso no puede faltar la buena disposición con una actitud positiva ante la existencia y la vida en general.

En relación a la infección renal, ciertas investigaciones en las que se podido comprobar algunos aspectos acerca del comportamiento de esta problemática, me permitieron elaborar una compilación interesante. Allí destaqué ciertos elementos acerca de la generalidad del proceso de formación de cálculos. Se incluyeron los tipos existentes y algunas metodologías sencillas para evitar su aparición. Magaly al recibirla, lo compartió con su esposo, quien aceptó poner en práctica algunos de estos lineamientos. Ella me comenta, que en los últimos chequeos médicos, su esposo presentó menor cantidad de arenilla a nivel renal. Incluso, no siguió presentando infecciones a nivel de la orina. Debido a lo generalizado de esta problemática, puse a disposición un artículo en mi página.

Hablando acerca de los cálculos renales

La litiasis o cálculo del tracto urinario, es una condición que por lo general se asocia a ciertas alteraciones metabólicas. Ellas conducen a la cristalización de minerales presentes en la orina, el interior de los riñones o las vías urinarias. Y como los cálculos, están conformados principalmente por minerales, la determinación del tipo de mineral, favorece la determinación de la causa latente. De esta forma,  los cálculos pueden clasificarse en:

  • Cálculos de calcio

La mayoría de los cálculos renales, básicamente son de calcio. Formados principalmente por sales de oxalato o de fosfato. Los cálculos conformados por cristales de oxalato de calcio, generalmente resultan del consumo de ciertas hortalizas, frutos, nueces y otros alimentos con alto contenido de ácido oxálico. Dentro de los alimentos, que contienen ácido oxálico, se mencionan: bayas, arándanos rojos, batatas, acelga, puerro, remolacha, espinacas y ruibarbo. Se incluyen además, naranjas, frutos secos, salvado de trigo, frijoles, soya, café, chocolate, cerveza, té negro y refrescos de cola.

calculos-renales

Factores de riesgo más comunes vinculados a los cálculos de calcio

Los factores de riesgo generales, incluyen los trastornos que aumentan la concentración de sales en la orina. Bien por incremento de la excreción de calcio o de sales de ácido úrico, o por la disminución de la excreción de citrato en la orina.

Hipercalciuria

En los Estados Unidos, se ha observado que uno de los principales factores de riesgo, corresponde a la hipercalciuria. El mismo es un trastorno hereditario, presente en el 50% de la población masculina y el 75% de la femenina. Por lo general, estas personas presentan niveles normales de calcio en la sangre, pero sus niveles de calcio en la orina son elevados, alcanzándose niveles de más de 250mg diarios en hombres y más de 200mg diarios en mujeres.

Hipocitraturia

Cuando una persona presenta bajos niveles de citrato en la orina, es decir por debajo de los 350 mg al día, se produce una anomalía denominada hipocitraturia. Tal condición, posee una frecuencia del 40 a 50% de los pacientes formadores de cálculos de calcio. Esto se produce, porque el citrato tiene la función de inhibir la formación de cristales de calcio. Dentro de los factores que condicionan la hipocitraturia destacan las dietas altas en proteínas, el bajo consumo de agua y la alta ingesta de sodio.

Hiperoxaluria

La hiperoxaluria se produce  al haber demasiada cantidad de oxalato en la orina. Por lo general, los valores de referencia se sitúan en el orden de más de 40 mg al día de oxalato en la orina. Este compuesto, es una sustancia química natural del organismo, la cual se encuentra presente también en determinados tipos de alimentos. Entre ellos destacan: té, cacao, nueces, ruibarbo, espinaca y pimienta.

Acidosis tubular renal

Se ha determinado, que entre un 5 a 8% de los cálculos de calcio, son ocasionados, por acidosis tubular renal. Este término, es utilizado para describir condiciones de acidosis metabólica. Mayormente debidas a defectos en la reabsorción de bicarbonato de la orina y/o en la excreción de hidrógeno. Los especialistas, han clasificado las acidosis tubulares renales en tres grupos: distal, proximal e hiperpotasémica. La acidosis tubular renal distal, es la que posee el mayor interés para los especialistas en urología. Esta patología consiste en una disfunción del túbulo colector de orina del riñón y es la que posee una mayor relación con la formación de cálculos.

  • Cálculos de ácido úrico

Este tipo de cálculos, generalmente se forman cuando los niveles de ácido úrico en la orina son demasiado altos. Representan del 5 al 10% del total de las afecciones por cálculos renales. Por lo general se originan cuando se incrementa la acidez en la orina, es decir a valores de pH por debajo de 5,5. Incluyendo también, valores de excreción de ácido úrico superiores a 1.500 mg al día en la orina.

Los especialistas han logrado observar que, los cristales de ácido úrico tienen la capacidad de formar un cálculo completo. Sin embargo, es frecuente que estos cristales sirvan de núcleo donde se forma un cálculo de calcio, o bien cálculos mixtos de ácido úrico y calcio.

Factores de riesgo más comunes vinculados a los cálculos de ácido úrico

La ciencia ha determinado que muchos problemas hereditarios (genéticos), además de ciertos alimentos proteicos, incrementan los niveles de ácido úrico. Esto es frecuente observarlo en patologías como la gota. Se expresan en ella, altos niveles de ácido úrico en la sangre y acumulaciones cristalinas en las articulaciones que causan dolor.

Se ha establecido que el consumo de alimentos ricos en purina, causan incrementos de ácido úrico en la orina. De acuerdo a los nutricionistas, los niveles más altos de purina se encuentran en el pescado y el hígado.

  • Cálculos de fosfato de amonio y magnesio

Este tipo de cálculo es más inusual, pues tiende a aparecer en la orina con pH alcalino y está formado por la unión de cristales de fosfato, amonio y magnesio. Este proceso ocurre debido a una infección bacteriana, presentándose por lo general, bacterias como Proteus, Klebsiella y Staphylococcus. Estas bacterias poseen la capacidad de degradar la urea, lo cual produce la alcalinización de la orina y la precipitación de fosfato de magnesio y amonio.

Se ha determinado que estos cálculos, poseen niveles de prevalencia que oscilan entre el 10 al 15%. Son además, los únicos que se presentan en orina infectada, porque los otros cálculos se presentan en orina ácida y estéril. Por ello, estos son denominados cálculos infecciosos.

Es conocido además con el nombre de litiasis coraliforme o en asta de ciervo y el mineral que lo conforma se denomina estruvita. Estos cálculos a diferencia del resto, se presentan con una frecuencia tres veces mayor en mujeres que en hombres. Mi formula de URINARY TRACT S.Ø.S, puede ayudar a combatir de forma natural estas infeecciones

  • Cálculos de cistina

Este tipo de cálculos, posee una prevalencia aproximada del 2% e incluye a personas de cualquier rango de edad. Se origina a causa de una afección denominada cistinuria y se considera una patología hereditaria que provoca que la cistina, un aminoácido, se acumule en la orina. Este tipo de cálculos tiende a presentar un gran tamaño, siendo necesario en ciertas ocasiones, extraerlos mediante cirugía. Para evitar así daños mayores en el sistema urinario, en especial a nivel de los riñones.

¿Qué hacer para evitar los cálculos?

1. Incrementar la Ingesta de líquidos

Para los especialistas en urología, la primera línea de tratamiento contra los cálculos es el incremento del volumen de orina. De acuerdo a las observaciones, se estima que el efecto positivo se alcanza a partir de la ingesta de 2,5 litros de líquidos al día. Pero se deben evitar algunas bebidas. Ciertas investigaciones indican, que las gaseosas oscuras de cola, contentivas de ácido fosfórico, inciden en un 15% de recurrencia de cálculos, en comparación con las gaseosas cítricas.

Los zumos naturales de lima y limón, así como sus concentrados no azucarados poseen niveles adecuados de citrato. Por ello, son más recomendados que el zumo de toronja o naranja. Los ponches y jugos azucarados, poseen un 23% de prevalencia sobre la producción de cálculos. Vale destacar que el vino, cerveza, té y café, están asociados a un menor riesgo de padecimiento de cálculos, dado su alto efecto diurético.

como-evitar-calculos-renales

2. Consumir cantidades adecuadas de calcio

De acuerdo a un ensayo aleatorio, se establecieron dos grupos conformados por hombres, uno de ellos consumió una dieta baja en calcio (400mg) y en oxalato. El otro grupo consumió una dieta alta en calcio (1.200mg), además de una dieta con niveles restringidos de sal, oxalato y proteínas. Transcurridos cinco años, este último grupo, obtuvo un valor 51% menor de recurrencia de cálculos, respecto al grupo que realizó una dieta baja en calcio.

El suplemento de calcio preferido para las personas con riesgo de formación de cálculos, es el citrato de calcio porque ayuda a aumentar la excreción urinaria de citrato. Se ha observado que el mismo, impiden la formación de nuevos cálculos y reduce el crecimiento de cálculos adicionales. Por ello, se recomienda una dosis de 200 a 400 mg diarios, en caso que no se pueda incrementar el consumo de calcio en la dieta.

3. Limitar la ingesta de alimentos con alto contenido de oxalato

Muchos nefrólogos y nutriólogos recomiendan ingerir alimentos bajos en oxalato. Por ello, recomiendan no consumir demasiadas cantidades de espinaca, acelga, ruibarbo y carambola. Además de ello, se sugiere disminuir la ingesta de patatas a menos de 100g al día. Esto incluye también el consumo, controlado de chocolate, nueces, remolacha y pimienta.

Ciertas pruebas han demostrado que el consumo de una porción promedio de espinaca (50 a 100 g), genera una carga de unos 500 a 1000 mg de oxalato. Esto contribuye de una forma significativa, en la excreción urinaria de oxalato.

Hasta los momentos, no se ha demostrado que ninguna intervención farmacológica sea eficaz. Incluso, algunos especialistas indican que es importante la ingesta de 300 a 400mg de calcio en cada comida. Es importante mencionar, que como la vitamina C puede convertirse en oxalato, debe ser utilizada con mucha cautela. Por ello, debe consumirse en dosis menores a los 1.000 mg al día a fin de evitar la hiperoxaluria.

4. Disminuir el consumo de alimentos con altos niveles de purina

Tal como se vio en párrafos precedentes, existen una serie de alimentos que presentan altos contenidos de purina. Estos alimentos, promueven la formación de cálculos de ácido úrico. Por ello, se deban emplear con discreción ciertos alimentos de origen vegetal y animal. Entre ellos podemos mencionar: harina de avena, frijoles y guisantes secos, coliflor, espinacas, champiñones, hígado, tocino, anchoas y sardinas.

5. Ingerir proteína animal en niveles moderados

Se ha llegado a comprobar que la proteína animal, por lo general, ejerce un proceso de acidificación en la orina. Lo que ejerce efectos adversos sobre la química de la orina. Este proceso, favorece la disminución de citrato y aumenta la excreción de calcio y ácido úrico. De forma que incide en la formación de cálculos renales, bien de ácido úrico o de oxalato de calcio. Por ello, si existe propensión a la formación de cálculos renales, se debe evitar ingerir proteína animal o limitar su consumo.

Esto incluye: carnes rojas de diversas especies, tales como la de ganado vacuno, venado cabras y ovejas. Además, se incluyen el cerdo, las aves de corral y el pescado. De hecho, le ha logrado establecer que los pacientes con cálculos recurrentes deben consumir un máximo de 80 g al día.

6. Limitar los niveles de sodio en la dieta

Estudios realizados en mujeres, han permitido corroborar que la ingesta dietética de sodio se asocia con un aumento entre el 11 y el 61% en el riesgo de cálculos renales. Este efecto se observó de forma más evidente con ingestas diarias de sodio superiores a 3,25 g. Cabe destacar que este hallazgo, confirma un informe del Nurses Health Study. Se sugiere un aumento del 30% en el riesgo de cálculos renales en mujeres que efectúan altas ingestas de sodio.

La mayoría de los estadounidenses consumen demasiado sodio. Los adultos deben intentar consumir menos de 2,3 g al día. Es importante saber, que de acuerdo al Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, una cucharadita de sal de mesa posee 2,3 g de sodio.

Ciertas recomendaciones realizadas por este organismo, señalan la importancia de verificar la etiqueta de los alimentos y adquirir aquellos que sean bajos en sodio, es decir que posean un 5% o menos. A partir de 20%, un alimento se considera alto en sodio. Se debe considerar además, cocinar desde cero, evitando las comidas rápidas y procesadas, sopas y hortalizas enlatadas, además de embutidos y fiambres conteniendo nitrito o nitrato de sodio.

Concluyendo

Existen una serie de procesos inadecuados, vinculados a la formación de cálculos renales. De hecho, de acuerdo a estudios recientes se ha logrado observar que existe una mayor prevalencia de cálculos renales en aquellas personas con diabetes, resistencia a la insulina y obesidad. Mediante el estudio de la naturaleza físico-química de los cálculos renales, se han logrado establecer cuatro tipos principales de cálculos. Dentro de ellos destacan: de calcio, oxalato, ácido úrico, cistina y fosfato de amonio y magnesio.

Es importante considerar, que la mayoría de los cálculos, se forman en condiciones de pH ácido en la orina, a diferencia de los cálculos infecciosos, que se presentan en condiciones de pH básico. Mayormente porque están vinculados a una serie de bacterias que logran degradar la urea. Por ello, mediante una serie de recomendaciones provenientes de especialistas y de organismos como el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, es posible combatir los cálculos. De esta forma, es importante entre otras cosas, la ingesta adecuada de líquidos, además de consumir cantidades adecuadas de calcio y evitar alimentos ricos en oxalato.

Magaly, mi seguidora de Chile, valoró mucho el material recibido. Ella piensa que el mismo, le ha dado a su esposo y su familia, una nueva oportunidad para cambiar de hábitos alimenticios dañinos. Esto que compartí con ella, es lo que aparece en el post. Para Magaly, la mayor alegría fue lograr que su esposo dejara la adicción por las sodas  y la comida chatarra. De igual forma su preferencia por las hamburguesas.  A raíz de este acontecimiento, ella me comenta que ahora comprende la importancia de ingerir grandes cantidades de líquidos, en especial agua filtrada.

“El calcio en su dieta no causa cálculos renales. Si tiene un cálculo renal en algún momento, no significa que deba evitar los alimentos naturales ricos en calcio. El riesgo de tener un cálculo definitivamente se puede reducir, pero no evitando el calcio en su dieta”

Dr. Ken Berry

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

VITA TIENDA
Ver

Compras    1-800-641-6802  ABIERTO Lunes – Domingo 8 am-Media noche