como-tratar-la-neuropatia-periferica
☑️ Cómo Tratar La Neuropatía Periférica De Forma Natural
November 8, 2019
plantas-medicinales-para-el-estres
☑️ Las 7 Mejores Plantas Medicinales Para Aliviar El Estrés
November 12, 2019

☑️ Cómo Cuidar Tu Piel Después De Los 50 Años

cuidados-de-la-píel-luego-de-los-50

La piel es el órgano más voluminoso del cuerpo expuesto a factores ambientales que hacen que se deba estar en constante cuidado para mantenerla tersa y suave.  A medida que transcurren los años, la piel va sufriendo algunos cambios tanto externa como internamente. La renovación de las células disminuye su ritmo, haciendo que muchas hormonas como el colágeno y la elastina que componen la matriz extracelular se vayan tornando escasas en la piel.

Este proceso de avance de edad van acompañados de arrugas, aspecto rugoso y pérdida de elasticidad de la piel.  Son muchas las razones por las cuales la piel debe cuidarse siempre, especialmente, después de los 50 años, pero existen muchas maneras de reducir estos cambios si el organismo ha sido previamente cuidado con una alimentación con los nutrientes requeridos y actividades físicas para conservar la firmeza del cuerpo.

Yuneiri, una de mis seguidoras me escribió manifestándome su inquietud de como cuidar la piel después de los 50 años.  Ya ella entró en la etapa menopáusica y quiere saber que a falta de estrógenos y disminución del colágeno en su organismo, qué puede hacer para conservar la piel firme y sana.

Es cierto que la apariencia joven en la piel tiene una influencia muy positiva ante los demás y la gente se siente muy bien.  Sin embargo, es importante saber que los órganos comienzan a envejecer desde el mismo momento cuando nacemos, incluyendo la piel.  Es por eso que siempre recomiendo el cuidado del organismo desde siempre.

La piel

Una piel sana, suave, sin imperfecciones y resistente es lo que todas las mujeres queremos a lo largo de la vida.  Pero debemos tomar en cuenta que verse mejor no quiere decir parecer más joven.  Son factores muy importantes que entran en juego, que implican tener un buen estilo de vida, un sistema inmunológico fortalecido, una salud emocional buena y en general un estado de felicidad que permita mostrarse a través de la piel.

Muchos pensamientos hablan de que la belleza viene de adentro y eso es cierto “la belleza viene del interior”, no solo desde el aspecto emocional, espiritual sino desde el aspecto físico. La nutrición en el envejecimiento de la piel ha sido muy investigada por los científicos.

Envejecimiento de la piel

La piel tiene dos procesos de envejecimiento, uno es el envejecimiento intrínseco de la piel que es el envejecimiento por los años o sea el cronológico que afecta tanto a la piel como a los órganos internos.  El otro envejecimiento es el llamado extrínseco que sencillamente es el resultado de factores externos, el medio ambiente, la exposición excesiva al sol, la falta de sueño, el fumar, pero especialmente la mala nutrición.

Los factores extrínsecos en el envejecimiento de la piel tienen una palabra que los contrarresta llamada Prevención.  Esa es la mejor manera de retardar esos factores de envejecimiento de la piel.  Ahora, ¿cuál es la mejor forma de prevenir ese envejecimiento?.  Esto es una cadena.  Es necesario prevenir la acción muy dañina de los radicales libres con un buen estilo de vida, donde los nutrientes necesarios, equilibrados con alimentos ricos en antioxidantes sean consumidos, se realicen actividades físicas para mantener el cuerpo movilizado y vivir sin estrés. Llamémosle una buena calidad de vida.

A medida que avanzamos en edad se van reduciendo la masa y la fuerza muscular. Expertos en dermatología e investigadores han definido que el envejecimiento representa “la acumulación progresiva de daño celular/tejido/órgano con el tiempo”.  Por eso es un proceso que dura toda la vida, pero la forma en que las personas se alimenten en su juventud tiene su repercusión después de los 50.  En el caso de las mujeres, se entra en la edad menopáusica donde las funciones hormonales cambian.  Todo esto tiene su impacto y se refleja externamente en el estado de la piel.

¿Por qué es importante cuidar la piel?

La piel va cambiando a medida que se avanza en edad. Va perdiendo elasticidad, suavidad y se torna delgada. Tanto así que las venas se pueden ver. Por eso es necesario cuidarla al máximo, porque es el reflejo del estado de salud.  Es la etapa donde se debe tener mayor cuidado,  puesto que comienzan a verse los  efectos, con manchas secas especialmente en los brazos y piernas. El cuidado de la piel no implica la parte externa solamente sino todo lo que se hace para cuidarla desde adentro, ya que lo que la piel necesita a los 20 años no es igual que a los 50 años.

cuidar-la-piel-importancia

¿Cuáles son los signos de una piel dañada?

A medida que pasa el tiempo y las personas van aumento su edad, el cuidado de la piel debe incrementarse en la misma proporción, porque si no se daña y muestra señales  de envejecimiento prematuro.

Estos son algunos signos que marcan que la piel se está dañando:

  • Flacidez

Cuando se va entrando en la madurez con el transcurrir de los años,  la piel va reduciendo la producción de colágeno, ésta es la hormona que ayuda a que la piel se mantenga firme. Al haber menos colágeno, la piel se torna flácida y van apareciendo las arrugas.

  • Manchas de sol

Al exponerse de una forma excesiva al sol, aparecen las llamadas manchas de la edad o manchas de hígado, que son las manchas solares.  Estas tienden a aparecer después de los 45 años casi siempre.  En la cara, en las manos y en los brazos se van mostrando progresivamente.  Como una medida necesaria, es necesario utilizar protector solar para protegerse de los rayos ultravioletas y disminuir así la exposición al sol.  De igual manera es importante mantenerse cubierta cuando se expone al sol para evitar la aparición de más manchas.

  • Manos venosas y arrugadas

Con el pasar del tiempo, la piel contiene menos colágeno tornándose más delgada la piel de las manos, y mostrando pequeñas arrugas especialmente en los dedos y el dorso de las manos.  Es necesario hidratarse la piel, evitando exponer las manos a sustancias químicas o fuertes, por ejemplo en la casa con los productos de aseo y limpieza que utiliza en las labores domésticas. Es importante proteger las manos usando guantes apropiados y aplicar crema nutritiva constantemente.

  • Manchas o decoloración en el pecho

Estas manchas en el pecho también son originadas por la exposición excesiva al sol, causando daño a las células. Aunque no todas las manchas en el pecho son producto de la edad, pueden ser otras condiciones que se presentan que producen esas manchas y pueden aparecer a cualquier edad, no necesariamente después de los 45 o 50.

Es importante en estos casos proteger el pecho del sol, manteniendo hidratada el área con cremas nutritivas que contengan vitamina C y  utilizando protector solar también por lo menos de 30spf diariamente.

  • Pérdida de cabello

Cuando las células madres del cabello que están en los folículos comienzan a morir, el cabello comienza a caerse progresivamente.  Todo depende del estilo de vida, los cambios hormonales y la genética de cada persona.   Esto es un factor indicativo de envejecimiento prematuro si sucede antes de tener 35 años de edad,

  • Sequedad de la piel

La piel se va tornando seca debido a que la piel se va adelgazando y más propensa a deshidratarse. Esto se va notando a medida que la persona con más de 40 años.  Es necesario de igual manera mantener la piel hidratada, buena alimentación, tomar mucho líquido y proteger la piel con una crema nutritiva que la mantenga húmeda y suave. Consumir nutrientes con antioxidantes es necesario y fundamental en estos casos con alimentos que contengan vitaminas A, C, E, K y retinoides.

¿Por qué se daña la piel?

El proceso de envejecimiento lleva a la transformación de la piel, especialmente los aspectos de la cara, la textura y el color. La piel se daña cuando pierde firmeza en los tejidos, se despigmenta y se arruga, además de otros factores que la lesionan,  entre los más destacados están:

  • Bronceado de la piel

Muchas mujeres acuden al bronceado para ver su piel de un color uniforme y tostado, que a la vista es muy agradable, pero las máquinas de bronceado tienen una penetración tan fuerte en la piel con los rayos ultra violeta, que dañan las células de la piel y causan arrugas.  Además a la larga causan hiperpigmentación y manchas

  • Consumo de azúcar y harinas

Al ingerir azúcar ,  bebidas azucaradas, alimentos que tengan alto contenido glucémico como tortas, pasteles, todo eso se convierte en azúcar.  El cuerpo descompone todos estos carbohidratos en glucosa, haciendo elevar los niveles de insulina. Los carbohidratos simples como el azúcar, las bebidas gaseosas, el pan blanco,  promueven los niveles altos de insulina, lo que produce inflamación en el cuerpo.  Como consecuencia, la inflamación produce enzimas que van a descomponer el colágeno y la elastina. Al descomponerse provoca flacidez de la piel y arrugas.

por-que-se-daña-la-íel

Ahora bien, al digerir el azúcar, ésta se adhiere al colágeno de la piel de una forma permanente. Esto lo hace en un proceso llamado glicación, que hace que aumenten los efectos de envejecimiento. Además de eso la glicosilación provoca la salida de rosácea, acné y piel seca. Según investigaciones de Expertos, está comprobado que una alimentación con alto consumo de azúcar y harinas refinadas, así como alimentos procesados conducen a dañar la piel.  Por esta razón, el consumo de azúcar y harinas debe minimizarse a medida que la edad avanza.  No es lo mismo consumir azúcar a la edad de 25 años que a la edad de 50 años.

  • El cigarrillo

El humo del cigarrillo expele toxinas que exponen la piel, causando sequedad, arrugas, además de otros efectos dañinos. Causa la aparición de los radicales libres, generando el estrés oxidativo, que hace que no se suministre el oxígeno suficiente a la piel. Además,  la nicotina acelera el envejecimiento de la piel, por lo que fumar tiene muchos efectos cutáneos desagradables. Uno de ellos es que la piel de los dedos se torna amarillenta, así como las uñas, la lengua de igual forma cambia de color.  También aparecen de una forma rápida, arrugas como patas de gallo, lineas alrededor de los labios, párpados flojos,.  El color de la piel también es diferente, con un tono desigual, grisáceo y amarillo, además de seca y áspera. A largo plazo, a los 50 años,  la piel de una persona que fuma  se parece a la de una persona que no fuma a los 70 años.

  • Falta de sueño

El sueño es un proceso esencial en la vida de las personas  requerido para todas las funciones tanto la fisiológica (descanso del cuerpo) como la cognitiva y conductual (descanso mental) que impacta en la salud permanentemente.     En un Estudio realizado sobre la calidad del sueño, la función de la piel y su envejecimiento, los autores pudieron demostrar que los signos de envejecimiento de la piel están asociados con la mala calidad del sueño, lo cual incide indiscutiblemente en la apariencia de las personas.

La falta de sueño puede dañar la piel al punto que podría duplicar los signos que la envejecen.  Según este Estudio, la piel de las mujeres que no dormían mostraban aceleramiento de la edad.  Además exponían más lentitud para recuperarse de los daños y se reflejaban signos de envejecimiento prematuro de la piel.  Esto tenía un gran impacto en el comportamiento, dado que parecían más fatigadas, menos atractivas y hasta menos sanas.

Las personas que no duermen tienen una apariencia de personas cansadas, con ojos hinchados y ojeras. Además lucen la piel más pálida y la comisura de los labios se notan más caídas. Estos son signos ineludibles de poco descanso.  El hábito de dormir es importante ya que permite regenerar las células del organismo. La persona que duerme mal se le refleja en la piel, marcando signos de sequedad y de envejecimiento.

  • Estrés

El estrés ha sido asociado con estímulos potencialmente nocivos.  El daño acumulativo del ADN, más las deficiencias del sistema inmunológico, se constituyen en los principales factores que impactan en el envejecimiento de la piel.  Estos involucran la inflamación, el estrés oxidativo y el daño al ADN.  La inflamación ocasiona los radicales libres que produce el estrés oxidativo, que deteriora las células y las envejece prematuramente.  Todos estos problemas se relacionan con los cambios importantes en la masa de colágeno, con resultados impactantes de envejecimiento de la piel.  Los problemas y las preocupaciones pueden producir un efecto inflamatorio en el organismo, provocando que la hormona de cortisol  eleve el estrés. Los niveles elevados de cortisol, son el resultado del estrés crónico  si no se toma el control necesario para calmar la ansiedad y la angustia, el cuerpo tiende a envejecer, dañando la piel de una manera progresiva,

  • Consumo de alcohol

El consumo de alcohol y su exceso han sido responsables de alrededor del 6% de todas las muertes en todo el mundo.  Los efectos nocivos de consumir alcohol de una forma indebida son de gran alcance.  Son altos riesgos que conlleva en la salud con efectos en la piel muy fuertes. Expertos en dermatología afirman que una noche de consumo de alcohol puede deshidratar la piel y si es continuo, comienzan a verse de forma muy notoria las arrugas y las lineas de expresión.  En el caso de las personas que tienen la piel seca, es mucho más evidente. El alcohol también hace que los vasos sanguíneos de la epidermis se dilaten, por lo que causa que la piel, especialmente la de la cara, se enrojezca.  Si estos vasos sanguíneos se desarrollan, es difícil que se reviertan por si solos.

Según los expertos, es importante tomar aunque sea un vaso de agua antes de tomar un primer sorbo de vino, ya que beber agua antes y entre bebidas alcohólicas combate la deshidratación, haciendo que la piel luzca mejor al día siguiente.  Consumir alcohol es dañino al organismo y tiene sus efectos en la piel.  El cuerpo comienza a deshidratarse haciendo estragos en la piel, que se seca, se torna flácida y arrugada.

¿Cómo cuidar la piel después de los 50 años?

Los cambios que se han erigido en la sociedad en los últimos tiempos llevan a aumentar la esperanza de vida mundialmente. Esto implica que las personas tienen más interés en lucir bien, sentirse jóvenes, con el organismo y la piel sanas. Tomando en cuenta esto, la piel y su envejecimiento a medida que transcurre el tiempo, es un reflejo del estado de salud. Por ser lo más visible a simple vista, tiene un gran impacto social y sobre todo psicológico enfermedades crónicas y sentir felicidad.
Ahora bien, el cuido después de los 50 años no se limita a la piel, es necesario hacerlo desde adentro. Es decir, comenzar por tener un estilo de vida con un régimen alimenticio que contenga todos los nutrientes requeridos. Es la mejor manera de cuidarse. Esto debe hacerse mucho antes de cumplir los 50, así, es mucho más fácil y sencillo tener una piel sana.

El cuerpo debe estar preparado para que los órganos funcionen de buena forma. Cuando hay desorden alimenticio, el cuerpo se llena de toxinas que se manifiestan exteriormente en la piel, dañándola. Además una mala alimentación produce descontroles hormonales que igualmente afectan todo el organismo. Esto tiene un gran impacto si ya los ovarios han dejado de funcionar y el cuerpo no crea los estrógenos adecuados.

Es esencial consumir los nutrientes que el cuerpo necesita, especialmente frutas y vegetales que permiten absorber todos los minerales y vitaminas requeridos por el organismo. Todo lo que se beba y se coma tiene una influencia en la salud de la piel. La Academia Americana de Dermatología afirman que para tener una piel saludable es ideal consumir frutas y vegetales, así como proteínas y grasas saludables.

He aquí algunas recomendaciones para tener una piel sana y disfrutarla de adentro hacia afuera:

1. Consumir Vitaminas 

Carotenoides (Vitamina A: betacarotenos, astaxanthina, retinol,)

La vitamina A contiene los carotenoides que son los antioxidantes con propiedades fotoprotectoras. Es importante consumir alimentos que contengan estos carotenoides para conservar una piel hidratada.  El betacarotenos es el antioxidante más prominente de este grupo ya que contiene los colorantes naturales que se encuentran en el consumo alimenticio. Las zanahorias, las calabazas, las patatas, los mangos, la papaya  son alimentos que contienen beta carotenos.  Los carotenoides contenidos en las frutas y vegetales dan a la piel un tono saludable.

La astaxantina se consigue en las microalgas, el salmón, trucha, krill, camarones. Se le atribuye un potencial extraordinario para proteger el organismo.

El licopeno es un caroteno rojo brillante que se encuentra en los tomates y otras frutas como las zanahorias rojas, la papaya, la sandía.

Vitamina C

La vitamina C es un antioxidante importante. Como no la sintetiza naturalmente el cuerpo humano, se requiere ingerir alimentos con esta vitamina para estar saludable. Las fuentes d y e vitamina C más comunes son las frutas y los vegetales.

La deficiencia de la vitamina C se manifiesta en lesiones cutáneas, sangrados de encías.  De igual manera, se manifiesta en el desarrollo de moretones sin razón, lenta cicatrización de heridas.

Vitamina E

El complejo de vitamina E lo conforman 8 compuestos que son los tocoferoles. El tocoferol es un antioxidante, que elimina los radicales libres, que son los principales causantes del estrés oxidativo que degenera el sistema celular y provoca el envejecimiento prematuro.

La vitamina E actúa junto con la vitamina C para trabajar conjuntamente en la regeneración de las células.  Consumir alimentos con vitamina E ayuda a recuperar el colágeno con la peroxidación de las grasas. Ambos están relacionados con el tratamiento y envejecimiento de la piel.

Vitamina D

La vitamina D es sintetizada por el cuerpo humano a través de la exposición al sol. Otras porciones de vitamina D llegan al organismo a través de los alimentos como el pescado graso o la yema de los huevos.  Por ser la piel uno de los tejidos claves que requiere vitamina D, su ingesta es importante.  Especialmente su consumo es esencial en las personas mayores de 50 años por sus efectos antienvejecimiento. Su consumo diario permite mantener una buena salud ósea.

cuidar-la-piel-a-los-50

2. Tener una buena calidad de sueño

Dormir 8 horas por la noche aporta muchos beneficios. Antes de acostarse es recomendable hacer la rutina de limpieza de cutis para mantenerla tersa. Expertos de bellezaa recomiendan dormir boca arriba para no maltratar la piel del rostro.

3. Mantener la piel hidratada

Una piel cuidada desde temprana edad, se mantendrá firme y lozana aun  a los 50 años. Claro está, es un efecto dominó donde una cosa conduce a la otra.  Se puede usar las mejores cremas que existen en el mercado, pero si no se tiene una alimentación saludable y el cuerpo está cargado de toxinas, no se está haciendo el esfuerzo requerido.  Caminan simultáneamente.  La piel requiere siempre de la humedad, por lo que es importante tomar agua para mantenerla hidratada. Según un informe de salud publicado del año 2010, con el tiempo y la edad las personas tienden a deshidratarse porque no consumen líquidos.  La deshidratación además de secar la piel, atrae muchos problemas de salud que perjudican el organismo notablemente.

4. Tener una vida activa

Una vida activa implica estar en movimiento constante para ejercitar los músculos del cuerpo. Va desde una caminata diaria para poner en funcionamiento los sistemas circulatorio y respiratorio. Respirar bien es una buena señal de que se tiene una vida activa. El ejercicio aumenta la circulación de la sangre y suministra oxígeno a la piel.  Si la piel tiene más oxígeno y recibe más nutrientes, se deriva en un mejor crecimiento celular. Favorece así la eliminación de células muertas de la piel y de los radicales libres que promueven la oxidación celular. Todo esto se traduce en una piel sana y sedosa.  La realización de actividades físicas es primordial para que la piel se mantenga firme y el cuerpo en movimiento.

5. Evitar la exposición directa al sol

Cuidarse del sol resulta esencial en cualquier edad…  Pero a partir de los 50, sobreexponerse al sol origina arrugas y la piel se ve opaca. No solo eso, esta sobreexposición puede también aumentar el riesgo de contraer cáncer de piel.  Es importante usar protector solar y evitar el sol directo especialmente entre las 10 am y las 4 pm.

6. Efectuar limpieza constante en la piel

Tanto la piel del cuerpo como de la cara deben mantenerse limpias de impurezas. Las exfoliaciones son recomendables para deshacerse de las capas de impurezas y toxinas. Para eso puede utilizar un guante de crin.  Al exfoliar la piel se eliminan las células muertas.

En el caso de la piel del cutis, se debe limpiar todos los días, utilizando un limpiador suave y natural.  Una recomendación muy buena es el aceite de coco como desmaquillante y limpiador. Es importante mantener la piel del cutis limpia y libre de impurezas, así el maquillaje se ve firme y bonito.

Concluyendo

Después de los 50 años, se experimentan grandes cambios hormonales en la piel.  Durante la etapa fértil de la mujer, el estrógeno ayuda a que la piel se mantenga muy tersa.  Luego el nivel de estrógeno disminuye, así como la capacidad de la piel para poder retener el agua.

Es muy antigua la investigación que los expertos han realizado en relación al envejecimiento de la piel y buscar la manera de prevenir o postponer ese proceso.  Son muchos los esfuerzos que han realizado, que han puesto a disposición de las personas. El envejecimiento natural puede estar determinado genéticamente, pero el envejecimiento llamado extrínseco,

Muchas mujeres mantienen su perspectiva de cuidar la piel para mantenerla más joven. La idea es de pensar en mantener una piel saludable, que por añadidura será más joven.  Al tener una piel sana, se ve la persona lozana, tenga 30, 40 o 50 años.

Yuneiri tiene ahora la información necesaria para saber cómo cuidar su piel después de los 50 años. En el entendido que el cuido de la piel va de adentro hacia afuera.  Un buen régimen alimenticio, actividades físicas y pensamientos positivos son la mejor manera de tener una excelente calidad de vida.  Debe ser a toda edad, pero especialmente después de los 50 años de vida.

“La madurez es cuando dejas de quejarte y poner excusas en tu vida; te das cuenta de que todo lo que sucede en la ella es el resultado de la elección previa que hiciste y comienzas a tomar nuevas decisiones para cambiar tu vida”.   Roy T. Bennett

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

Si la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6047276/
  • https://www.healthline.com/health/beauty-skin-care/premature-aging#tips-for-prevention
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3583892/
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3583891/
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK51837/
  • https://www.quora.com/How-do-I-take-care-of-my-skin-after-50-years
  • https://www.huffpost.com/entry/sugar-bad-for-skin_n_4071548
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5706759/
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4872611/
VITA TIENDA
Ver

INTERNACIONAL  1·305·224·8104    LLAME GRATIS  EE.UU  1·800·641·6802